Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Crianza en dos tiempos

35 comentarios

Crianza-en-dos-tiempos
Leía yo hoy a Fina la Endorfina contar que ha creado junto a su chico, Maurici Torra, una nueva red social para padres llamada Bitmater  porque, en palabras de él, “me doy cuenta en la oficina que los que somos padres tendemos a hablar del churrumbel/es, y los que no son padres nos huyen, y con razón”. Y si pienso en mi día a día veo que así es: estoy todo el tiempo con la crianza a cuestas. Hablo de crianza con mi compañera que tiene un hijo adulto joven, con mi amiga que comparte horas de trayecto y que aún no tiene hijos, con mis amigas blogueras y con las whatsapperas… quizá con el que menos hablo de crianza es con mi propio marido.

Durante el puerperio, en esas tomas eternas que hacía Ojazos, tuve tiempo para leer: lactancia, crianza, educación, un sinfín de temas muy necesarios para poder manejarme con mi nueva situación y me di cuenta de que me hubiera venido muy bien haber leído antes. Pero mi chico no lo hizo. Primero, porque la lectura no se halla entre sus principales pasatiempos y, segundo, porque él no considera que sea necesario. Él cree que a ser padre se aprende siéndolo. Y punto. Puede que no le falte razón, bien dice el refrán que la experiencia es un grado, pero me niego a olvidar que nos hemos encerrado tanto en la individualidad, que hemos alejado tanto a nuestra tribu, que aquello que deberíamos saber por la experiencia cercana del de al lado hemos de buscarlo ahora en otras fuentes. Y leyendo, y viviendo, fui dándome cuenta de que no era a la única que le rechinaba aquello de “no le cojas en brazos que se va a malacostumbrar” o “no le metas en la cama que no saldrá nunca”. Como no me gustan los fanatismos fui aplicando cada cosa que me parecía que podía funcionar adaptada a nuestra familia que, al fin y al cabo, era el entorno en el que se iba desarrollando poco a poco mi maternidad.

Como veis hablo en singular. Se desarrolla en algunas mujeres puérperas un sentimiento de conexión tal con el bebé que pareciera que el hombre sobrara en todo esto, como si ya no hubiera un nosotros en el que se le pudiera incluir sino uno nuevo y redondo: el de la mamá con la criatura. Unas consiguen reconectar las piezas del rompecabezas y encajarlas con presteza pero otras se meten en la edad en la que el bebé empieza a dejar de serlo con serios problemas con sus parejas no solo porque piensen que saben más que estos acerca de los niños, sino también porque no han conseguido encontrar una visión semejante acerca de la crianza.

A esto es a lo que me refiero cuando hablo de crianza en dos tiempos: el de la madre y el del padre, tan diferentes y, a veces, tan alejados. ¿Qué pasa cuando uno de los progenitores aboga por una paternidad consciente y el otro por una autoritaria? En nuestro caso, hay días en los que nos supone muchos problemas. En la base estamos de acuerdo pero para mi marido es muy difícil olvidar esa serie de preceptos grabados a fuego en el ADN, los que dicen que los bebés y niños, olvidándonos de su condición, deben obedecer sin rechistar, deben entender nuestras prisas, deben razonar como los adultos que no son. Nuestras discrepancias a veces crean desencuentros y es cuando entiendo, más que nunca, aquello de que los hijos no sirven para unir un matrimonio.

¿Puede una forma de entender la educación de los hijos degenerar en una separación de la pareja? Me temo que sí, probablemente no sea la única causa pero sí una de las más importantes. Si a las prisas de la rutina nuestra de cada día le sumamos las discrepancias ocasionadas cada vez que el niño abre la boca ya tenemos el caldo de cultivo adecuado. ¿Cómo lo solucionamos? Pues creo que haciendo lo que nos han dicho siempre que hagamos desde que llegamos a la edad adulta: dialogando. Decía al principio de esta entrada que, quizá, con el que menos hablo de crianza sea con mi marido. Casi siempre cuando estamos juntos está nuestro hijo también y cuando se duerme estamos tan rendidos que no conseguimos hablar de nada pero hay que encontrar el tiempo. Recuerdo esas series en las que los padres se metían en la cama y comentaban en susurros los temas importantes que afectaban a su familia. Quizá en esto también haya que buscar otros referentes, puede que más prosaicos pero igualmente válidos. Quizá no haya que encontrar mucho tiempo, ni siquiera una hora, quizá sea suficiente con unos cuantos minutos antes de dejarnos vencer por el sueño. Quizá ese sea el secreto: convertir lo ordinario en extraordinario.

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

35 pensamientos en “Crianza en dos tiempos

  1. Tú tienes la respuesta, quizás sean suficientes sólo minutos para empezar. Lo importante es darte cuenta de que lo necesitas y hacerlo. Luego esos minutos irán aumentando y lo que antes era extraordinario se convertirá en ordinario, pero sin dejar de ser maravilloso. ¡Un besote preciosa!

    • Aunque la reflexión está traída a nuestra vida de pareja no partía de ella precisamente sino de alguien de mi entorno. A veces lo más maravilloso puede convertirse en la peor de las trampas si no mantienes la serenidad… y la paternidad, ambas lo sabemos, es muy maravillosa pero puede llegar a ser tremendamente estresante. Gracias por pasarte chica guapa. Un besote.

      • La maternidad es brutal en todos los sentidos. Ojalá esas personas de tu entorno se den cuenta antes de que sea demasiado tarde. ¡Besos!

  2. Hablando se entiende la gente. Muy buena reflexión 🙂 ¡Y qué foto tan bonita!

  3. Buf, cómo te entiendo. Con lo fácil que parece hablar y a veces es tan difícil.

    • A veces, más aún cuando estamos tensionados, hablar es lo más difícil de todo. Por mucha voluntad que le ponga una de las partes si la otra no quiere es como estrellarse contra un muro. Lo único que nos queda es tener paciencia y no perder el norte, recordar qué nos une y esperar a que amaine la tormenta. Un besote y mil gracias por pasarte.

  4. ostras, me siento TAN identificada…
    En mi casa también vamos a dos tiempos. No es que vayamos con direcciones opuestas, pero sí hay cosas que me chirrían cuando se las oigo. Pero son en momentos críticos, en los que la crianza sale del estómago y no de la cabeza… Por ello, no creo que pueda o deba explicarle que no me gusta, ya que le sale de dentro. Ya hemos hablado de cosillas que yo haría diferente, igual que él me dice que me relaje en según qué situaciones. Pero aún no estamos preparados para que nos digamos que callemos a nuestros estómagos 😀

    • Lo bueno es que tenéis perfectamente identificada la situación y la discrepancia y, por lo que cuentas, parece que la tratáis desde el respeto. La paternidad conlleva un ejercicio de alerta constante para evitar ciertas reacciones grabadas a fuego en nuestro ADN y ahí es donde radica la dificultad en todo esto, en encontrar nuestro camino y no seguir el que nos marcaron. Muchas gracias por pasarte. Un abrazo.

  5. En casa también, en ocasiones, vamos a dos tiempos. No siempre, afortunadamente, pero aún así es algo que me preocupa. Es difícil, pero es importante sacar tiempo para hablar de la educación y crianza, cambiar pareceres e intentar ir al unísono. Trato siempre de sacar aunque sea, como tú bien dices, unos minutos. No siempre lo consigo, pero por lo menos siempre lo intento.

    • Si lo intentas y, además, la otra parte también lo hace es fantástico. No siempre vamos a estar de acuerdo en todo pero, es evidente, intentar encontrar un punto medio en el que ambas partes se sientan algo más “cómodos” es fundamental. Muchas gracias por compartir tu experiencia y por pasarte por aquí. Un abrazo.

  6. Siempre habrá un poli bueno y un poli malo. Y eso que Ojazos es pequeño aun, pero los nuestros ya son más mayores y las discrepancias que dices las hay siempre. Claro que hay que dialogar, por supuesto. Pero esos problemillas aparecen con cada situación nueva. Lo importante cuando ya sin mayores es no contradecir al otro delante del niño. Cuando no esté presente dialogas con tu pareja para llegar a un acuerdo o entendimiento.
    Qué difícil es la maternidad/paternidad.
    Por cierto, soy un bicho raro pero en mi trabajo no hablo de mis hijos a menos que me pregunten por ellos. Jejejej.
    Un beso

    • Aquí hablando la voz de la experiencia 😉 ya me irás adelantando, ya, lo que me puede suceder. Ojazos es muy pequeño, pero estamos en esa fase de apego complicada en la que todo parece un mundo.
      Mi compañera madre de adulto joven tampoco habla de crianza ya… lo hace porque, con lo habladora que soy, yo lo casco todo. Un besote y gracias por pasarte.

  7. A mi me pasa lo mismo, y he de reconocer que tengo miedo a como van a fluir las cosas. De momento leoncito es bebé, pero cuando vaya creciendo no sé cómo vamos a hacer…
    Un beso y muy buen post!!

    • No tengas miedo, mujer, solo si ese miedo te va a azuzar para moverte, entonces sí, tenlo. Charlad, id previendo… y si llega el momento de la discrepancia, que no tiene por qué hacerlo por otro lado, mantened la calma, respirad y habladlo a solas. Muchas gracias por pasarte. Un abrazo.

  8. Cómo te comprendo. A mí me pasa algo muy parecido. Parece que esté todo el día con la crianza en la mente y desde que empecé con el blog ya no te digo nada. Yo leo mucho, me informo, contrasto información… En cambio Marido es más de la vieja escuela, comprende mis razonamientos pero no se ha informado como yo y muchas veces no estamos de acuerdo en las formas, que no en el fin, pero los métodos que aplicamos pues difieren. Ay, es tan complicado todo esto… Ahora entiendo por qué muchas parejas con niños pequeños se separan, porque al estrés y trabajo que suponen los hijos hay que sumarle las discrepancias y discusiones con lo que se crea un ambiente enrarecido… Bueno es cuestión de tener una buena base de pareja y de hablar mucho, remar en la misma dirección y quererse mucho. Un beso!

    • Ay, querida mía, esa misma reflexión me hacía yo cuando escribía la entrada: entiendo perfectamente a la gente que se separa con niños pequeños. La maternidad no es rosa (por eso se llama mi blog así) pero nadie te cuenta a pecho descubierto que todo esto puede pasar, que no eres la única a la que le pasa y que no estás irremediablemente abocada al fracaso sentimental por ello. Mucho ánimo y mucha paciencia. Hablar y quererse mucho, me encanta tu resumen. Gracias por pasarte. Un beso.

  9. Pues sí, tienes toda la razón. Es complicado criar así, porque el niño se vuelve tarumba y los padres también. Yo creo que que haya discrepanza de opiniones, puntos de vista al hablar con el niño, estar y vivir con él es enriquecedor, pero en las pautas de crianza creo que debe haber consenso. Claro está que llegar a un acuerdo siempre es imposible y más cuando hay que tomar decisiones sobre la marcha o con nervios.

    • Somos personas diferentes, cada una con su mochila cargadita de vivencias y eso es lo que nos hace tener puntos de vista distintos. Ojalá hubiera siempre un gran consenso pero, desgraciadamente, muchas veces no es así. Es importante mantener esa charla calmada, cuando no haya esos nervios de por medio, y no desacreditarse, estar pendiente de lanzar mensajes en una única dirección. Elegir un camino e intentar no separarse de él. Qué fácil y qué difícil a la vez. Muchas gracias por pasarte. Un abrazo.

  10. es que es cierto que hay situaciones muy complicadas y la paciencia y no perder los nervios tienen que ser nuestro mayor aliado!!!

  11. Buenas Leti,dime como registrarme no soy capaz me da error para poder votarte me ha encantado,un beso enorme

    • Leti mi opinión es q la maternidad ha sido un camino maravilloso en mi vida ,pero nunca hemos dejado Manolo y yo ( marido jaja) de entender eso como todo lo q rodea nuestras vidas y el futuro q es y será para siempre como nuestro amor por encima de todo ,pero yo creo q teniendo mis 4 hijos lo más estresante viene luego quiero decir con la adolescencia ,ahí si q hay q estar a una jajaja,porque yo nunca imagine q fuera tan difícil, pero ves el amor mueve montañas …..en conclusión respeta y ama por encima de todo,un beso enorme

      • Mamen, qué ilusión que te pases por aquí. No quiero pensar ya en la adolescencia… horror.. tú lo tienes más cerca que tu mayor debe ser ya muy mayor.
        La maternidad es muy bonita pero muy muy difícil y pone a prueba la estabilidad de la pareja una barbaridad. Hay que quererse mucho, como dices tú. Un besote enorme

  12. Hay Let… es difícil pero no imposible, y en beneficio de nuestros hijos las madres desarrollamos otro tipo de destrezas como son la persuasión y la negociación. Pero cierto es que en temas esenciales hay cosas que son muy complicadas de lograr si no hay voluntad de apertura y cambio en ambos miembros del equipo. Voy a buscar un par de artículos que te pueden ayudar mucho.

    • Cata, espero esos artículos. Como le decía a Natalia más arriba no se trata de mi experiencia aunque lo extrapole a nuestra relación (y en algunas ocasiones tengamos problemas). Me quedo con tu frase “voluntad de apertura y cambio en ambos miembros del equipo”, me ha encantado. Un besote y gracias por pasarte.

  13. Una gran reflexión, que muchos no se hacen y cuando se dan cuenta es tarde.
    Lo genial es el diálogo como bien dices, y esa es la clave de que las parejas funcionen.

    Un besazo

    • Diálogo, diálogo y más diálogo. Cuando la vehemencia hace acto de presencia el saber escuchar(se) y el recordar qué nos une es el camino a seguir. Sin duda. Un besote y mil gracias por pasarte (y por la difusión).

  14. No sabes como te entiendo. Lo comparto en el resumen semanal de Bebés y Más, te aviso por twitter cuando esté on-line.

    Un abrazo

    • Ay, PapáLobo que me quedo con las ganas de saber en qué parte de la crianza te encuentras tú y en cuál tu costilla. Vista la cantidad de comentarios e interacciones en Twitter es muy común esta situación que reflejo en la entrada.
      Muchísimas gracias por la difusión, me alegro de que te haya gustado, y por dejarme tu comentario. Un abrazo.

  15. Me ha gustado mucho,nosotros por horarios,hablamos por la noche o temprano por la mañana o sobre todo por WhatsApp, la teoría la tenemos clara los dos,pero hay una base diferente que choca y que hay días que convierte a uno en malo y a otro bueno,y no siempre al mismo, Luna ya es mayor y no solo se da cuenta sino que pide que no nos gritemos ni la gritemos, y también lo dice en el colé.
    Y tengo claro que la base de ya llegaremos a un acuerdo no es real y hay que hablarlo cuando el niño es pequeño, un beso

    • Esa base que siempre crees que estás a tiempo de crear, ¿verdad? y que llega un momento en que ya no es posible hacerlo. La falta de tiempo del día a día también se traduce en malos entendidos con la pareja en temas de crianza y educación de los hijos. Hay que encontrar esos huecos, esos minutillos, como sea, pero hay que hacerlo. Gracias por pasarte. Un besote.

  16. Es que es un camino muy complicado, mucho. Vivimos en un mundo que no nos permite parar a pensar, a hablar, a recapacitar, siempre corriendo, con la hora pegada, a mí me resulta muy difíicil sacar tiempo para hablar de estas cosas y es verdad que son asuntos vitales.

  17. Lo has retratado estupendamente! Me hago una reflexión similar… Lo de que los hijos unen es la mentira más gorda del mundo!!! Lo que sucede es que con hijos de por medio una pareja se lo piensa dos veces antes de romper. Sin hijos de por medio es mucho más fácil decir “hasta luego, Lucas”.
    Y también es muy cierto que, aunque la fórmula mágica sea el diálogo… nuestra vida cotidiana da para poco diálogo cuando al final del día lo que uno busca con más ansia es un pedazo de silencio.
    Pues veremos a ver qué pasa… un día nos lo contamos 😉

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s