Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Conciliación, bendita palabra #medidasconciliación

30 comentarios

Ayer comí con unas compañeras de trabajo y, comentando nuestro día a día, salió el tema de  la conciliación. Nosotras no tenemos jornada reducida en verano y es algo recurrente en nuestras conversaciones, sobre todo en las veraniegas. Ya sabéis cuál es mi punto de vista al respecto, así que, en un momento determinado de mi argumentación, pude llegar a resultar demasiado vehemente incluso, elevando algo el tono de voz. Como les dije a ellas, ahora soy madre y lo sufro más pero no hace falta ser madre para querer conciliar, ni siquiera tener pareja, sólo tener una vida. Conozco mucha gente que no puede hacer planes después de salir del trabajo… porque no sabe cuál será su hora de salida.

Cada vez estoy más convencida de que las cosas no cambian porque los de arriba no quieren. Bajo mi punto de vista, el Gobierno debería promover políticas que abogaran por los horarios seguidos, adelantando la hora tanto de entrada como de salida y reduciendo el tiempo de la comida. Así las tiendas y otro tipo de establecimientos que dan servicio (clínicas dentales y de fisioterapia, gimnasios, etc.) podrían también reducir sus horarios en vez de alargarlos. Creo que el Gobierno debería legislar de acuerdo con el clamor de la sociedad, en ésta y en tantas otras cosas, pero parece que cuando se está tan alto no se oye bien lo que dicen desde abajo.

Pero como esto no es sólo una reflexión mía, sino de mucha más gente, os dejo las propuestas que he recibido a través del blog y del correo electrónico (estonoescomomelocontaron@outlook.es)

  • Año de baja para la familia, de forma que el tiempo se pudiera repartir entre padre/madre como la familia decida.
  • Posibilidad de solicitud de excedencia para cuidar a los hijos.
  • De la mano del punto anterior, dado que cada plaza de guardería cuesta 1000 € al estado que se entregue ese dinero a los padres y sean ellos quienes decidan si llevar al peque a la guarde o quedarse en casa con él hasta la edad de escolarización.
  • Posibilidad de tomar meses sin sueldo coincidenciendo con las vacaciones de los hijos para uno de los progenitores hasta los 12 años.
  • Revisión sistemática de todos los despidos y no renovaciones a mujeres u hombres que hayan tomado esos permisos.
  • Subvención de la cuota de la Seguridad Social al empresario con un trabajador que esté con esta baja (esto ya existe si contratan a alguien para sustitución no paga SS)
  • Guardería próxima o en el centro de trabajo siempre que más de 5 empleados lo soliciten.
  • Que la empresa esté obligada a evaluar las posibilidades de teletrabajo para los trabajadores con niños menores de 12 años. Si es posible 3 horas de teletrabajo mínimo a la semana para esos trabajadores
  • Aplicacion REAL de la legalidad vigente sobre el horario flexible y adaptado para los trabajadores con hijos menores.

Estoy segura de que tenéis más ideas que pueden llevarse a cabo, animaos también los que no tenéis hijos, las estoy esperando.

 

CAMBIEMOS LAS COSAS, MOVAMOS EL MUNDO

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

30 pensamientos en “Conciliación, bendita palabra #medidasconciliación

  1. Amén. No puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices. Ojalá todo cambie algún día. A mi me salía casi a pagar el volver a trabajar; entre la reducción de jornada, la bajada del sueldo a los trabajadores aprovechando la “crisis” y la guardería… increíble. Del papá ni te cuento, el pobre tiene un horario criminal. En fin.
    Un abrazo!

    • Eso es lo que debemos cambiar. Como digo en la entrada, todos tenemos que conciliar, no importa el sexo ni el estado civil, pero parece que no llegamos a entenderlo. Gracias por apoyar la iniciativa. Un besote.

    • El papá ya ha dejado su comentario mencionando su horario, vergonzoso. Mamá Jefa, estoy segura de que entre todos lo conseguiremos. Se trata de hacer ruido para que nos escuchen. Mil gracias por pasarte y dejar tu comentario. Un besote.

  2. Hace unos días hablaba de ete tema en mi blog, al hilo de la noticia de que los bebés de madres en paro son más sanos -espera que voy y me río un rato-. En ella, entre otras cosas, digo que lo que hace a los bebés sanos y felices no es que su madre esté en el paro, es que su madre pueda elegir, en caso de trabajar, tener horarios que permitan la conciliación, y en caso de estar en casa, que sea una elección, no una obligación, cuanto menos que devenga de la pérdida de un derecho, el de trabajar. Y como medida, cuando tuve a mi mayor me hubiera cogido una excedencia con gusto, la empresa no me hubiera puesto problemas, pero no me podía permitir estar ni un mes sin cobrar por lo que me conformé con una reducción de jornada. Y pensaba que ojalá me descontaran la excedencia del tiempo que tenía de paro, así podría estar en casa, cobrando y cotizando, con la garantía de conservar el puesto de trabajo, así volver a él, seguir cotizando a la seguridad social y siendo rentable para el Estado. Porque en el paro se consumen recursos económicos y ahora mismo, tras dos años de paro muchos padres y madre se ven abocados al subsidio por desempleo al no encontrar un puesto de trabajo.

    Te dejo el enlace a la entrada porque me veo escribiendo aquí un testamento…

    http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/06/la-crianza-en-los-tiempos-del-paro.html

    Confío en que alguna vez lo lograremos, aunque ya nos pille de abuelitas, pero lo que peleemos nosotras lo disfrutarán nuestr@s descendient@s en un futuro 🙂

    Para mi

    • Yo también confío, Alejandra, aunque la sociedad se empeñe en decirme que no confíe tanto. Tu reflexión me parece muy acertada y una propuesta que no había leído hasta ahora. Lo cierto es que somos quienes sufrimos las historias de In-conciliación quienes podemos dar ideas sobre cómo solucionarlas. Pero los que están en sus poltronas no quieren escucharnos. Sigamos gritando.
      Muchas gracias por pasarte. Un besote.

  3. Let, eres una luchadora. No me canso de decirte que te admiro, que me parece muy dura tu situación y la llevas siemper con una sonrisa. Tengo la suerte de que mi empresa (administración pública con convenio propio) acata la Ley de Igualdad y varias medidas de las que propones en tu post… Y sabes en que punto estoy, pendiente de que me concedan el teletrabajo como medida de conciliación para mi y de ahorro para la empresa..
    Sigue así, lo lograremos!!

    • Qué bueno leer el comentario de alguien que sí que puede participar de esas medidas de conciliación. No soy una luchadora, soy una madre más, con su circunstancia que diría Ortega y Gasset, que tuvo un hijo para poder disfrutar de él y que no puede hacerlo. La vida no me hizo conformista, así que me rebelo. Si fuéramos mucho más lo que lo hiciéramos quizá conseguiríamos el ansiado cambio. Un besote enorme Ruth.

  4. Mi horario es de 9:30 a 20:30 con tres horas para comer. En verano y en invierno. De lunes a viernes. Cuando planteo el tema en mi empresa, casi que se escandalizan. Tengo la suerte de trabajar en casa, pero el horario está ahí. Es muy frustrante…

  5. Estás súper concienciada con esto de la conciliación. Yo tengo que reconocer que tras la baja de maternidad, al ver las nuevas condiciones laborales que me proponían (entre las que estaba la famosa hora completa para comer), me rendí muy deprisa, renuncié al trabajo y pasé página porque no quería entablar un enfrentamiento laboral que me amargase los primeros meses de mi maternidad primeriza. Ahora que la niña va camino de los 8 meses, lo veo todo con otros ojos. En mi situación, a veces pienso que no tengo derecho a quejarme, ya que a fin de cuentas yo renuncié y podía haberme esforzado por tratar de encontrar la conciliación en ese horario y con esas responsabilidades imposibles de abarcar, llevándome trabajo a casa, viendo a la niña prácticamente los fines de semana y las veces que se despertase por las noches. Pero es que encima, en lugar de facilitarme las cosas, cuando yo llevaba 6 años trabajando desde casa ¡hicieron obligatoria la jornada presencial! Y aquello ya me olió a tortura premeditada.

    • Pues contado así, desde luego es como suena. No entiendo que debamos pagar peajes por ser madres. Los directivos de las empresas no nacen de setas, sino de mujeres que un día decidieron, en la mayor parte de los casos, que querían tener hijos. Seguro que alguno de ellos habrá vivido la tortura de no poder disfrutar de sus padres, ¿por qué, entonces, ese empeño en perpetuarlo? No alcanzo a comprender.
      Respecto a lo que tú denominas rendición, yo lo llamaría más bien decisión. Tenías tu objetivo y prioridad clara. Olé por ti. Un besote y gracias por pasarte y comentar.

  6. A mí este es un tema que me calienta mucho, la verdad. Y eso que no me puedo quejar porque al trabajar en el Ministerio sí hay bastantes medidas de conciliación. Además he tenido la suerte de una jefa que lo apoya al 100% porque gente dentro del mismo Ministerio es mirada fatal por querer conciliar… nada es perfecto, pero vamos, mi situación, aunque siempre es mejorable, está muy bien y no me permito el lujo de quejarme.

    Solo una cosa, sobre los 1000€ que cuesta una plaza de guardería pública (que no tengo ni idea de cuánto cuesta, pero me fío de ti al 100%): el problema ahí es que no hay plazas para todos los niños que nacen, de modo que el Gobierno no tiene 1000€ para cada niño. Si divide esos 1000€ entre varios niños que no quieren ir a la guarde “para llegar a más gente” entonces se limitan aún más el número de plazas en guarde pública, que ya hay bastante pocas… Quiero decir que eso tal cual lo planteas no creo que sea viable, lamentablemente. Aunque por supuesto que coincido contigo en que hay que buscar algún tipo de ayuda más.

    • Quiero aclarar que no me quejo de MI situación pero sí de la situación que estáis padeciendo gente como tú, que no sé si ha quedado claro. ¡¡ES QUE ME PARECE UN ESCÁNDALO!!

      • Hoy voy a cachos, jajaja. Y por supuesto derecho para conciliar incluso si vives solo y no tienes amigos ni familia. Que también tendrás tu derecho a vivir, digo yo… Para esto no miramos a Europa, ¿no? No vaya a ser que no nos guste lo que veamos…

    • La iniciativa de los 1000 €, no es mía, es algo que me han enviado por correo. Creo que se refiere a los 1100 € de beca para las familias cuyos dos progenitores trabajan a jornada completa y sus hijos van a guarderías privadas. Ese es otro tema importante. Es obvio que el Estado no puede subvencionar cada paso en nuestra vida, pero que se otorguen becas en las privadas y haya tan pocas plazas en las públicas es de nota.
      Me alegro de que en tu caso, como en el de Ruth, sí podáis disfrutar de las medidas para la conciliación, y que, además, lo hagáis frente a las miradas reprobatorias de algunos compañeros. Ese es el camino.
      Un besote enorme Almu y muchas gracias por pasarte y comentar.

  7. Una de las cosas que más me flipó cuando llegué a Alemania es ¡que la gente tiene hobbies!
    El que no toca la trompeta cose, el que no cose le da a la carpintería, el que no es manitas para construirse su propia cama es deportista. El que no corre, es ciclista dominguero o tiene una piragua o hace puzzles de 10.000 piezas…

    No sólo es habitual sino que se considera una práctica sana, sobre todo cuando son actividades que compensan la actividad laboral principal. A menudo, figuran en el CV porque es un dato que dice cosas de la persona. Porque se valora que las personas tengan otros intereses a parte de los laborales. Porque eso contribuye a su salud mental y se sabe… Ese espacio para el desarrollo personal tiene que existir. La conciliación de la vida laboral con la personal ya no va sólo de tener hijos. Va de tener vidas equilibradas, que no todo es trabajar. O no debería serlo.

    Un besito Let!!

    • Nu, es un mundo Alemania, ¿eh? Me encanta leer lo que cuentas, es verdad, en España no tenemos tiempo para hobbies. Algunos compañeros, y yo lo he hecho alguna vez, salen a hacer deporte a la hora de comer (con dos horas imaginarás que nos da tiempo). No se trata sólo de una afición, sino también de una forma de gestión del estrés de nuestro día a día. Doble función en el mismo tiempo, ¡optimización perfecta!
      Como bien apuntas al final de tu comentario, la cociliación de la vida personal y laboral va de tener vida. Una acertadísima expresión la que utilizas “tener vidas equilibradas”. Ahora mismo me parece una utopía, pero no cejo en mi empeño.
      Muchas gracias por pasarte y por dejar tu huellita. Un abrazo fuerte

  8. Let, buscas sugerencias para mejorar calidad de vida y tener trabajadores felices y eficientes ¿no? Ahí va una buena que combina teletrabajo con posibilidad de elegir dónde vives, sin que tu trabajo te condicione (creo que te atañe igual hasta podrías proponerselo a tus jefes!):

    Un amigo que vive en Estados Unidos me comenta que el trayecto desde su casa al trabajo le lleva más de una hora de bus. Que se pasa el rato trabajando en el ordenador durante los trayectos de ida y vuelta (échale 3 horas) y que ese tiempo le computa como tiempo trabajado!! ¿No es una gran idea?
    Que lejos estamos… No es otro planeta… ¡es otra galaxia!

    • Es una idea sencillamente genial que parte de una mentalidad completamente distinta. Para mí, ese es el punto. ¿Cuándo nos dejaremos llevar, como sociedad, por una de esas tormentas de ideas que tanto te gusta a ver qué sale? Tomo nota.
      Un besote.

  9. Qué difícil es esto y es cierto que estamos a años luz de otros países. Yo antes de dar a luz trabajaba de 10 de la mañana a 8 de la tarde, con tres horas para comer más la hora de ida y la hora y pico de vuelta, total, una desesperación en ciertos momentos y la sensación de no poder hacer nada en el día a día más que trabajar.
    Después de dar a luz me quedé en el paro y casi que lo agradezco pq pude críar a mi hijo cierto tiempo. Ahora no puedo quejarme pero es verdad que ciertos horarios no son “humanos” con o o sin hijos. Ánimo guapa. Un besito!

    • Noelia, lo que me da mucha rabia de algunos de vuestros comentarios es esa sensación que trasluce de elección. Que no quiero tener que elegir, que soy profesional y también puedo ser madre. Lo único que necesito es que me dejen tiempo par acada parcela y no que las 8 horas que deberían dedicársele a una se espacien a lo largo de todo el día de tal forma que no haya tiempo para más. Es inhumano.
      Gracias por pasarte y por comentar. Un besote.

  10. En España existe la cultura empresarial de que cuantas más horas trabajes, mejor trabajador eres y más implicado estás en la empresa. Cuando realmente debería ser al revés, si necesitas más horas para trabajar es que no cundes para tus tareas, en fin….
    En muchas empresas, sobre todo de servicios, estás mal visto por los jefes si te vas a la hora que pone en tu contrato que finaliza tu jornada laboral, porque si no te quedas a trabajar más horas gratis (no te lo pierdas, porque no las pagan) es que no compartes los valores de la empresa. A mí me ha pasado, y al final acabó en despido improcedente….
    Ahora no me puedo quejar, en mi empresa actual tengo reducción de jornada de 9 a 15 horas, y bueno, tengo más tiempo para mis niños, aunque lo pasé muy mal cuando me reincorporé y sentí que abandonaba a mi hijo al cuidado de otros….
    Creo que todo esto es un tema de cultura de país, y dudo que nunca nos podamos equiparar al resto de Europa… no les interesa….

    • Y mientras esperamos nos vamos apagando y languideciendo. El tiempo pasa y todo sigue igual. No nos escuchan porque no quieren hacerlo. Sigamos gritando. El presentismo no mejora el rendimiento, más bien al contrario. ¿Quién trabaja bien después de dos horas para comer en pleno sopor de hora de la siesta? Sólo discrepo en una cosa, no siempre es que no cundes cuando necesitas más horas para realizar tus tareas. Piensa en los despidos que ha habido con la crisis, en el trabajo que antes hacían tres y que ahora hace uno… ¿a que ya no opinas igual? Muchas gracias por pasarte. Un abrazo.

      • Tal vez me expliqué mal, evidentemente no me refiero a la sobrecarga de trabajo, yo también he necesitado alargar mi jornada por no dar abasto, pero en general los “jefes” piensan que lo normal es esto, que no te dé tiempo, cuando yo sólo veo dos opciones: o no cundes o tienes sobrecarga, y ninguna de las dos es positiva. Gracias por responder. Un abrazo.

      • Te explicaste perfectamente, entendí el sentido de tu comentario, sólo quería darle una vuelta de tuerca más: en virtud de la crisis se están normalizando situaciones que para nada son normales. Yo lo veo igual que tú: o no cundes o estás sobrecargado. Infeliz y sobrecargado, diría yo, ¿quién es feliz encerrado todo el día en una oficina sin tiempo para nada más?
        Un abrazo

  11. En eso ando pensando yo ya que el 4 de noviembre termina mi baja maternal, y si te enseño mis horarios de tienda(trabajo en Roberto Verino), te asustarías. Hablo de currar hasta 11 horas cada sábado… Presentaré solicitud de pequeña reducción de jornada por la guarda legal, a ver si me conceden el turno de mañana… Por otro lado yo di la idea de que abrieran una guardería en el c.comercial. Somos más de 100 tiendas con gente joven y bastantes madres, creo que sería una gran idea… Pero su modelo es otro bien distinto ya que su centro comercial resalta los valores de gente independiente y bajo mi punto de vista “sin familia” , con lo cual esa idea es absurda. Una pena!! Jamás nos igualaremos a Europa en ese sentido…

    • Se me eriza el vello al leerte, que no tengan en cuenta una idea que, llevada a la práctica, no sólo mejoraría la calidad de vida de los trabajadores sino también el rendimiento al tener a sus pequeños cerca y seguros, me parece prehistórico. ¿La gente independiente no tiene familia? Bendita dependencia la paternidad a pesar de las trabas que se empeñan en ponernos. Muchas gracias por pasar. Un abrazo.

  12. España, el país que le gusta “calentar la silla” ¿pero para qué? ¿hay algún beneficio con eso?
    Y lo de la jornada partida… ¿la persona trabajadora desarrolla mejor su talento que si trabaja en una jornada intensiva? creo que no
    Tendriamos que tomar ejemplo de otros países Europeos que nos llevan gran ventaja en este tema, pero no, vamos para atrás. Incluso en Alemania me comento un amigo cuando estuvimos con él en Berlín, que si el peque se pone malo dan también la baja a la madre o al padre para que esté con él cuidándolo. Let, ¿nos vamos a Berlín?

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s