Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

La maternidad de la A a la Z: con U de Único

12 comentarios

embarazada silla2

El primer bebé que me robó el corazón nació un soleado 6 de octubre de 2006. Nació muy moreno, con mucho pelo y con los ojos muy abiertos. Le adoré desde el mismo momentos que supe que iba a llegar, al poco de la primera falta de mi hermana, y creo que desgasté su ecografía 4D de tanto mirarla y sacarle parecidos, clavado, clavadito a ella. Pude verle un poquito a las 9 de la noche, aún separado de su mamá, aunque le habían sacado a las 14 h y lloré como una cría mientras le decía “Soy la tía Leti”, sólo me autodenomino Leti para mis sobrinos, para el resto del mundo prefiero ser Let. El primer bebé del que me enamoré profundamente además se parecía a mí. Cuando le miré pensé que era único… precioso, perfecto y único. Y único fue durante mucho tiempo, primer hijo, nieto y sobrino todas en casa estábamos locas por M.

Un 28 de enero de 2010 sus hermanos llegaron para alborotar sus vidas. La pequeñita, agotada e hipotónica, pasó algunas horas en la incubadora. El pequeño, feote y golpeado como si fuera boxeador profesional, se quedó conmigo solo en la  habitación mientras su papá y mi madre esperaban a mi hermana a la salida del quirófano. Tuvimos un primer momento mágico, aunque prosaico, y el primer pañal de su vida se lo cambié yo. Lo cierto es que me mi amor hacia ellos no fue inmediato y, además, me costó aceptarlo. Me sentía culpable. Pero el enamoramiento llegó, como estaba destinado a llegar y aquellos dos pequeñitos se fueron ganando a su tía Leti a golpe de sonrisa o de mirada desconfiada en el caso de la niña, que parecía decirnos “las chorradas hacédselas a éste (su mellizo) que se descojona por todo, yo soy una tía seria”. Y cada uno comenzó a ser único, por su personalidad, por esos abrazos y  esos “te quiero tía” zalameros de ella o los no menos zalameros “no te doy un beso” de él.

Cuando ya me había hecho a la idea de quedarme en tía, la rayita rosa del test de embarazo apareció. Iba a ser madre. Una mezcla de alegría y vértigo me inundó, imagino que nos pasa a todas. Madre. Y ese chico delgadito del que me enamoré un día iba a ser padre también, y lo íbamos a ser juntos… Increíble el ciclo de la vida. Con los meses yo iba acariciando mi barriga, fantaseando con mi pequeño Ojazos (sin saber todavía que sería Ojazos como yo) aunque, en silencio, me carcomía por dentro una terrible posibilidad: ¿y si no lo quería tanto como quería a mis sobrinos (sobre todo al mayor)? Por más que mi marido me decía: “Nunca un niño será tan guapo para ti como M, ni siquiera tu hijo cuando llegue” yo me callaba mis miedos, que me atormentaban cada vez que me paraba a pensar en ellos. ¿Cabía la posibilidad de que una madre que quería serlo no adorara a su bebé?

El 16 de enero de 2013 Ojazos llegó a  nuestras vidas, a mi vida. Ya os conté en Parto cómo pasó. Me descubrí mirándole entre las lágrimas por encima de aquella sábana que me impedía ver mis piernas y el corazón me explotó de amor. Nunca hubiera acertado a imaginar cuánto iba a querer a mi hijo, por más que lo hubiera intentado. Y una vez más, mientras miraba a aquél pequeñajo que parecía mi clon, pensé que era único, por más que se pareciera a aquél otro pequeñajo que llegó a nuestras vidas en 2006 y que tanto lo iba a querer después.

Primos

Primos

 

Cada bebé que llega a una familia es único, lo aprendí con la maternidad. Cada nuevo miembro provoca sentimientos nuevos o quizá son los mismos, qué sé yo, pero que se transforman al dirigirse a otra personita.

Cada uno somos únicos en nuestras vidas y en las de quienes nos rodean, que nos conceden el privilegio de acompañarles en el camino, haciéndonos así también mejores. Afortunadamente, nadie es igual que el de al lado. Ni en gustos, ni en personalidad o forma de ser, ni siquiera en el físico. No dejemos que nos vendan la homogeneidad como lo mejor, que en la variedad está el gusto. Seamos únicos.

 

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

12 pensamientos en “La maternidad de la A a la Z: con U de Único

  1. Let! 🙂 Eres única!!
    La famosa globalización es una de las cosas más feas que nos está pasando… y ni siquiera nos damos cuenta!!

    • Para eso estamos aquí las AZteras, para recordarle al mundo lo bonito (y lo feo) que hay en él. Pongámonos a ello, no nos dejemos llevar, que no nos arrastre la corriente, puñetera, que nos diluye en la masa. Uy, acabo de tener un deja vu de las clases en la facultad de Periodismo con eso de la masa, pero ese es otro cantar…

      Muchas gracias por pasar. Un besote.

  2. uffff todavía me acuerdo cuando llegó Lu… y eso que han caido años. Lu y todos los que le siguieron, de sangre, políticos y postizos. Todos. Pero lo que más me gusta es el último párrafo. Qué bonito es ser único, y ya no para otra persona, que también, sino saberse único uno mismo, ser consciente de ello.

    • Pero años, amiga mía… que ya es una mujercita. Ser único es una maravilla, lo triste es que no nos damos cuenta de que todos lo somos. Un besote enorme.

  3. Lo q se puede sentir por un hijo nunca se sabe hasta q lo tienes… 🙂

  4. Cierto que cada uno de nosotros es únic@, aunque a veces se nos olvida y nos convertimos en borreguitos. Gracias por recordarlo. Un abrazo.

    • Mira que nos gusta ir con la corriente y no significarnos, con lo bonito que es ser original. La vida sería aburridísima si todos fuéramos iguales. Gracias por pasar y dejar tu comentario. Un abrazo.

  5. Me he emocionado y todo. Aun no soy tia, pero he visto el amor mas hermoso en los ojos de me hermano cuando mira a su sobrina (mi hija). Cuando se atrevio a cogerla en el hospital (superando su torpeza con las manos ), por como miraba ese cuerpecito rosita, hinchado y con cara de boxeador, supe q su amor era incondicinal. dicen q el mejor regalo q puede darte un hermano son los sobrinos, yo espero sentirlo en algun momento.
    Precioso post. Precioso leer ese sentimiento tan puro.
    Un beso!!

  6. Que post tan bonito!!!
    No se lo que es ser tía pero debe ser también maravilloso…
    A veces me sorprendo pensando que si me decido a tener otro bebé si seré capaz de quererle como quiero a mi princesa.
    Pero como tu dices cada miembro de la familia es único y ese amor seguro que nace, se reproduce o se transforma…

  7. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con Z de Zurda | Esto no es como me lo contaron

  8. Pingback: Con V de Verónica, un epílogo para mi Maternidad de la A a la Z | Esto no es como me lo contaron

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s