Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Preocupación

6 comentarios

Ayer no parecías tú. No quisiste el puré, ni casi las galletas, ni el pan… no querías nada, sólo mamá y sus brazos, encoger tu cuerpecito contra el mío y reconfortarte en mí, ¿dónde mejor? Tus ojitos acuosos nada bueno presagiaban, nada del zascandileo habitual, sólo pedías mimos.

A las cuatro de la mañana me ha despertado tu lloro. Al tomarte en brazos te he notado ardiendo y el termómetro ha servido para confirmar con número lo que el tacto ya me indicaba. Tras la medicina te he amamantado y acunado, vigilado con sonrisa preocupada y, acompansando los ritmos de nuestros corazones, te has quedado dormido, tranquilo, cogido de mi mano. No ha habido forma de separarte de mí. Cada vez que he intentado dejarte en la cuna, has protestado. Quiero que sepas que, en silencio, yo también lo hacía. Escuchando tus quejas me he dado una ducha acelerada para, después, correr a por ti, tu carita implorante mirándome entre lágrimas, tus bracitos alzados hacia mi cuello buscando mi consuelo.

Después han llegado los abuelos y, aunque te encanta estar con ellos, he tenido que engañarte para poder marcharme sin que lloraras. He llegado a la oficina triste, seria, mi cabeza se ha quedado allí contigo. He llamado a la abuela que me ha dicho que estabas bien, que no has tenido fiebre, pero que casi no has comido y me preocupo y me culpo y me siento mal por no estar a tu lado. Tú que comes gustoso, que disfrutas de cada bocado, casi no has comido. Y no estoy allí para amamantarte, sólo tienes algo de mi leche en el congelador, frío consuelo para ambos. Aunque sé que estás bien me da igual, porque yo no lo estoy. Y me rebelo aunque sé que no lleva a nada. Mi entorno me dice “Ey, acostúmbrate, es lo que hay, no sufras, no dejarás de hacerlo nunca si te lo sigues tomando así” pero no me da la gana. Quiero cambiarlo todo, pero, al final, no cambia nada, porque yo sola no puedo. No puedo.

Leo y escucho a diario a mucha gente que piensa y siente como yo, que echa de menos sus vidas. Llámense hijos, pareja, amigos o, simplemente, tiempo libre. Ojazos, quiero creer que entre todos conseguiremos el empuje para que las tan manidas ocho horas de esparcimiento sean reales.

Me desbordan las lágrimas.

Conciliación, qué gran palabra…

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

6 pensamientos en “Preocupación

  1. Ánimo linda!! Trata de animarte porque los peques lo notan todo.

  2. ¿Acostumbrarse a eso? No. Pero estando con los abuelos, estáte tranquila, ellos están bien. No te sientas mal, la “libertad” que tenemos para trabajar y no quedarnos en casa, a veces se nos vuelve esclavitud.

    Yo, cuando me voy preocupada, se me pasa cuando llego y veo que Monstruita está bien atendida, está feliz. No te preocupes porque no come, nosotras, cuando estamos malas, tampoco nos apetece. ¿Perderá peso? Sí, pero se pondrá bien, eso sí que lo sabes. Pero coño, qué duro es el “mientras”…

    Además, los niños son muy listos, y te va exprimir el resto del día 🙂

    Mucho ánimo y adelante!

  3. Ay que identificada me siento. Que duro escada día, pero ya estando malitos mucho mas. Espero q esté mejor!

  4. Tiene que ser durísimo cuando se ponen malitos y no podemos atenderlos por culpa del trabajo. De conciliación nada de nada. A mí la bichilla aún no se me ha enfermado de nada pero cuando le pase algo por primera vez (cosa que espero que tarde muchísimo en ocurrir) voy a tener la “suerte” de poder atenderla como necesite. ¡El paro tiene una de ventajas…!

  5. Ay mi niña, resignarse no! Nunca! Se q es muy dificil la batalla en la q queremos luchar pero el que no hace nada, el que se acostumbra y no pelea es el que no gana…
    Espero q el peke este mejorcete, no es consuelo pero si por lo menos pudiste dejarlos con los abuelos…
    Para la causa aqui me tienes…

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s