Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

La maternidad de la A a la Z: con F de Familia

10 comentarios

embarazada silla2

Familias hay muchas en la vida, al menos yo lo veo así. Familia es en la que nacemos, familia son aquellos amigos que te tocan el alma y deciden quedarse a tu lado incondicionalmente, familia es la que encuentras cuando te unes a otro y te sumas la suya y familia es, por fin, lo que fundas un día mirándote a los ojos mientras te juras amor eterno (y no me refiero al día del matrimonio).

Para mi marido y para mí nosotros somos familia desde siempre, desde que nos juntamos, compartimos el pensamiento de que nos elegimos para mejorarnos. Mi familia se fundó un verano de 2005 con la fuerza de la constancia y la perserverancia del que ya sabía que quería vivir todos sus días conmigo mientras que yo me resistía y le rodeaba y culebreaba para conseguir escapar, o no, de él. Con la llegada del invierno fuimos consolidando una relación por la que ni siquiera yo apostaba, tan alejado de mi arquetipo de hombre, tan cercana en el tiempo la relación anterior. Con 2006 recibimos un sobrino de una hermana, la mía, a la que él sólo conocía embarazada y que sintió desde el primer día como suyo también. Para entonces ya no quedaban barreras que derribarme y aquel chaval menudito que conocí de copas se había ganado no sólo mi cariño, sino también mi amor. Y mi familia, la nuestra, desde entonces lo fue.

Por lo tanto, nosotros repetimos hasta la saciedad aquello de que él y yo somos nuestra familia, la que decidimos crear, el uno para el otro, nuestra familia de dos. Y, desde este convencimiento, cuando nos embarazamos y la gente nos decía que ahora seríamos una familia nos daba un poco la risa. Porque la llegada de un hijo sólo redondea el concepto, lo mejora, lo perfecciona… pero una pareja no se convierte en familia, una pareja ya lo es en sí misma.

Entonces llegó Ojazos para revolucionar cada segundo y hacer el concepto más grande, magnitud que imagino que crece exponencialmente conforme aumenta el número de miembros que la compone (que se lo pregunten a las Trimadres, desde la fantástica inventora de esta gran iniciativa Trimadre a los 30 a mi no menos fantástica hermana). Y, aunque no lo hemos comentado, creo que nos dimos cuenta de la pequeñez de lo que nosotros creíamos familia a pie juntillas. Ahora tenemos menos tiempo el uno para el otro, dedicados a proteger, cuidar y educar  a un bebé adorable que, mientras alborota nuestros días, dibuja sonrisas no sólo en nuestras caras, también en nuestros corazones.


 

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

10 pensamientos en “La maternidad de la A a la Z: con F de Familia

  1. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con H de Hijo | Esto no es como me lo contaron

  2. Sí! Leticia! Coincido totalmente en que ese sentimiento de familia se produce entre dos personas antes de los hijos! Yo también viví esa sensación de “pertenencia” antes de que vinieran a revolucionarnos. Que los hijos aumentan el equipo está claro pero la sensación de grupo ya existe! 🙂 y como tú dices tipos de familias hay muchas… (y ahora me vienen a la cabeza Las chicas de oro!! alguien por aquí es tan vieja como yo? 😉

    • Hombreeee, esos sábados por la tarde viendo a las chicas de oro, claro que eran una familia, Sophia, Blanche, Dorothy y Rose eran más familia que muchas familias.
      Me alegra ver que no somos los únicos pirados que opinamos así. Esta es la familia que yo he elegido fundar. Nada me parece más bonito que escoger a otro para compartir el resto de tu vida.
      Un abrazo y gracias por comentar y por venir… y por todo 🙂

  3. Q bonito. Me ha emocionado al leerte porq me he visto un poco. Mi chico y yo tb deciamos q eramos familia antes de tener a Lola, q la ha aumentado. Eso si, gracias a ella tenemos nuestro “titulo” oficial de familia ( el libro de familia).
    Bonito post y bellas sensaciones.

  4. Con la llegada de los hijos la familia crece, se fortalece, se intensifica. Pero sin duda, la familia se crea y se gesta entre dos, dos ya son familia, unión, fuerza. En nuestros caso también lo sentimos así. ¡Besos!

    • ¿Ves cómo compartimos mucho? Si dos no hubieran decidido unirse nada habría llegado. Increíble lo que provoca la decisión de compartir la vida con otro. Besote.

  5. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con N de Nosotros | Esto no es como me lo contaron

  6. Pingback: Con V de Verónica, un epílogo para mi Maternidad de la A a la Z | Esto no es como me lo contaron

  7. Pingback: Volviendo a la senda | Esto no es como me lo contaron

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s