Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Lo que nunca me hubiera imaginado de la maternidad (II): el colecho

5 comentarios

Si a algo debo estarle agradecida en mi camino como mamá es a las redes sociales, especialmente a Twitter. Gracias a ellas empecé a ver que mis sentimientos no eran tan alejados de los de otras mamás y que las cosas que me ocurrían no eran tan raras. En Twitter empecé a leer sobre una palabra nueva para mí: colecho. Al igual que me paso cuando descubrí el porteo, no sabía muy bien de qué se trataba, aunque no hiciera falta ser un lince para captar el significado. Veréis, yo creía que sabía mucho de lo que significa ser mamá porque tengo tres preciosos sobrinos y al mayor sobretodo lo he vivido intensamente. Pero no es cierto, no tenía ni idea, ya me quedó claro en esa primera noche en el hospital y aunque todo el mundo me decía que me preparara para no dormir, como con casi todo en esta vida no supe a qué se referían hasta que lo viví en mi piel.
No sé si a vosotros os pasa, pero a mí la falta de sueño me pone de mala leche… de mucha. Es como si otro ser se apoderara de mí y me pongo muy negativa. Unidlo al desfase hormonal. Pasé el primer mes o mes y medio de vida de mi pequeño dando cabezadas, sentada en la cama, tratando de no despertar a mi marido mientras daba el pecho a mi bebé porque él tenía que ir a trabajar. Cuando lo recuerdo ahora tengo la sensación de haber estado en una nebulosa. Ya os he contado en alguna otra ocasión que mi pitufo era muy pequeño cuando nació y le costaba mucho mamar, así que hacía tomas interminables en las que intercalaba lapsos de sueño con otros de alimento y reposo. Podíamos pasar dos horas así. Después de cada toma la biblia de la maternidad dice que hay que hacer un cambio de pañal. Y así se despertaba mi pequeño. Y vuelta al pecho y a la toma y a las cabezadas. Hasta que la proverbial visita domiciliaria de la matrona me volvió a ayudar una vez más.
Como os decía al principio yo ya había leído sobre colecho en Twitter. La verdad es que en esto tenía menos prejuicios que en lo de cogerle en brazos, lo de no lo cojas que se malacostumbrada estaba más grabado en mi ADN, pero tenía reparos. Hasta que la matrona vino a casa y me explicó que no había casos de bebés muertos por aplastamiento de los padres, aunque sí por hermanos cuando aquéllos eran pequeñitos. Me explicó también que facilitaba enormemente el establecimiento de la lactancia materna y que ayudaba tanto a la mamá como al bebé en esas tomas, ya que ni una ni otro tenían que despertarse del todo. Por último, me enumeró las recomendaciones para disfrutar de un colecho seguro. Os dejo un enlace donde Pilar de Maternidad Continuum las cuenta estupendamente. A mí el colecho me salvó la vida. Eso y leer que no tenía que cambiarle el pañal al bebé tras las tomas de la noche para no romperle el sueño. ¡Ya podía haberme enterado antes! Mis noches mejoraron enormemente. No puedo decir que todas hayan sido perfectas pero, desde luego, son más llevaderas.
A día de hoy seguimos colechando, porque a día de hoy seguimos con la teta y es mucho más práctico que levantarme cada vez que mi hijo quiera mamar. Hay quien no lo entiende e incluso lo ve mal. Mal veo yo también a esas mamás que gritan a sus hijos o que les bajan al parque para no hacerles ni caso, pero respeto su opción, cada uno es libre de criar como quiera a sus retoños y, obviamente, cada uno creemos que la nuestra es la mejor posible. Pero independientemente dejando de lado polémicas, disfrutar de la sensación de dormir con mi bebé pequeñito o la de despertarme con su espléndida sonrisa de oreja a oreja ahora que es más mayor no lo cambio por nada. Se me alborota la piel sólo de pensarlo.

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

5 pensamientos en “Lo que nunca me hubiera imaginado de la maternidad (II): el colecho

  1. Cuanto más hablamos, y cuanto más te leo, más afinidad siento contigo!!!
    Yo descubrí el colecho igual que el porteo… En el camino!! Ay ingenua de mi comprando una preciosa cuna a juego con SU habitación en vez de con la mía… Jeje. La primera noche en el hospi en cuanto lloró por primera vez mi instinto fue meterle en mi cama. Imagina los comentarios… Pero al final poco a poco se fue convirtiendo en algo normal para mi, y vi que no pasaba nada… Me quedaba dormida dandole el pecho en la cama asi que aunque no quisiera colechar… Al final cambie esos “momentos de descuido” por una opción. Y ahora 18 meses después seguimos, y pienso seguir hasta que creamos conveniente!
    Entiendo a quien no lo haga, y sobre todo si tienen bebés que duermen perfectamente solitos en sus cunas. Cada uno debe buscar la opción que mejor se adapte a su familia. Pero… Yo no soy rara, ni he dejado de tener vida marital ni nada por el estilo…
    Respecto al cambio de pañal… Meses sintiéndome mala madre porque se lo dejaba toda la noche… Tonterías que le dan a una… Pues si tenía su culito perfecto!!
    Bueno que me encanta leerte y perdón por el comentario taaannn largo! 😉

    • Me encantan los comentarios largos, jeje. Cada día encontramos más cosas en común ¿te das cuenta? es alucinante, sin habernos visto nunca. Quizá porque así somos capaces de tener menos prejuicios.
      Nosotros casi nunca hemos practicado colecho puro. El peque casi siempre se duerme en su cuna y le meto en la cama cuando pide pecho, a la hora que sea. En un par de ocasiones era hora de irse a dormir, sobre todo porque al día siguiente había que trabajar, y lo hemos metido en la cama desde el inicio porque no se dormía, pero no es lo habitual. Confieso que algunas veces no disfruto nada del colecho. Se pone a dar vueltas en la cama y te incordia. Nada, en ningún sitio, es perfecto. Un besote enorme preciosa. Y gracias por comentar.

  2. Para mí también fue maravilloso descubrir el colecho y hasta hace poco no sabía que esto tenía un nombre jejeje Lo empecé a practicar en el hospital y ahora que la bebé tiene tres meses lo practicamos menos porque ya duerme casi del tirón, es una gozada! Pero ya sido maravilloso y volveré a dejarla entrar en nuestra cama cuando lo pida porque es una gozada despertar con ellos!

  3. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con J de Juzgar | Esto no es como me lo contaron

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s