Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

La otra parte

10 comentarios

Este es el post que me pidió Elena , aunque estoy segura de que ella ya sabe todo esto (y más).

Lo normal es que sean ellos quienes lleguen tarde y se pierdan a los niños, pero ese no es nuestro caso, aquí “la otra parte” soy yo. Salgo sobre las 8 de la mañana y llego pasadas las 8 de la tarde. No voy a casa a comer porque, a pesar de que tengo 2 larguísimas horas para hacerlo, no me llega el tiempo y llevo ya seis años paseando tuppers de punta a punta de Madrid. Desde que me quedé embarazada supe que lo más duro iba a ser esto, la eternidad de horas que pasamos separados. Económicamente es inviable que reduzca mi jornada. Así que aquí estoy con mi horario de oficina viviendo mi muy consciente maternidad. Para mí está siendo muy difícil. He tenido ya un par de conatos de ataques de ansiedad que no han llegado a más (afortunadamente) y que espero que no sean el aviso de algo serio.

Mi bebé durmiendo en brazos

No hay mejor lugar

Elena se preguntaba que es lo que siente la otra parte. No sé si se aplica a todo el mundo, pero esto es lo que siento yo. Paso el día echando de menos a mi niño. Cuando al fin llego a casa y papá me enseña cada cosa nueva que el peque ha aprendido me pongo triste por no haberlo vivido la primera vez. Cuando llego a casa y quiero estar con él, él sólo quiere que le dé el pecho y dormirse. Me toca lidiar con el baño y el post baño con lo que conlleva: está cansado, lloroso, con sueño… Casi no hay forma ni de ponerle el pañal. Además yo también estoy cansadísima y me duermo a cualquier hora y en cualquier parte en cuanto tengo un segundo de inactividad. Tengo la sensación continua de estar fallando a mi hijo, de haber sido muy injusta trayéndole al mundo. También creo que fallo a mi marido, por no poder echarle un cable. Tengo la sensación de querer abarcar mucho y no llegar a nada. Alguien me dijo una vez que aunque nosotras (sí, era una mujer) no pudiéramos estar con nuestros hijos entre semana al menos los fines de semana los disfrutábamos al máximo, que era un 40 % muy aprovechado. Pues no, señores, no, los fines de semana no dan para nada, son muy cortos, no hay tiempo para compartir, para quererse, para disfrutarse y saborearse. Para ser felices. Y de lunes a viernes siempre estoy corriendo. Vivo en un estado permanente de disconformidad con lo que me rodea. Y me agoto y me agobio a mí misma a partes iguales.

No me gusta ser la otra parte, pero tampoco querría que lo fuera mi marido. Este país debe hacer algo por CONCILIAR, pero de verdad. Conseguir que las familias, además de serlo, sientan que lo son, que tengan tiempo para dedicarse. En la situación actual es hartamente complicado.

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

10 pensamientos en “La otra parte

  1. Lo primero : un millón de gracias! Como bien dices, los que si estamos “lo sabemos” pero siempre hace falta que nos lo recuerden, y a veces incluso que nos lo recuerde otra persona “de fuera” para evitar discusiones y justificaciones inútiles, porque aquí nadie tiene la responsabilidad. No por lo menos en los casos que yo conozco (incluyendo el mío propio).

    Me quedo con el post y lo reelee los días que la soledad y cansancio de que me pregunte si soy madre soltera o divorciada me superen, para recordar que eso siempre será mejor que vivir con la sensación constante de estar fallando a mi familia.

    Ojalá la vida nos cambie pronto a todos, y a ti la primera… Cuando a ti te supere la angustia, piensa que tienes en casa un marido y un hijo que te quieren con locura, que esperan con devoción a que llegues y por excasos son aún más felices los ratos que pasáis juntos.

    Un abrazo muy fuerte

    • Contestaba en un comentario al post anterior que a veces me siento como en una jaula. La sensación es exactamente esa, dádome de bruces contra los barrotes, buscando una abertura por la que escapar sin encontrarla. Ojalá quién tenga que concienciarse encuentre la conciencia pronto y cambie las cosas.
      Un abrazo muy fuerte Elena. Y gracias por pasarte.

  2. Ay mi mini-yo qué razón tienes. Ya sabes lo que me duele no poder hacer nada para ayudarte en esto, puede que ni siquiera entenderlo…

    La vida no debería ser así, en una sociedad con el grado de informatización que tiene la nuestra, el teletrabajo debería ser la norma en estos casos (y en algunos otros). El problema es que nuestra política laboral no se enfoca a objetivos cumplidos ni trabajo hecho, sino a horas calentando asiento en la oficina, al presentismo laboral a cualquier precio, y eso, no es productivo, en el resto de Europa, sobre todo en el norte (dónde se supone que siempre tenemos que mirar) lo saben.

    Solo espero que la cosa cambie pronto y puedas disfrutar más tiempo de tu ojazos, evidentemente, con un trabajo que te lo permita, que ya he aprendido a especificar con las cosas que se desean, que yo al 2012 le pedí que me sorprendiese con un cambio y mira por donde me salió el tiro por la culata, jejeje…

    • Jajaja, sí cuidado con lo que deseas…
      Me suena a futuro lo de teletrabajo. Cuando digo futuro me refiero a esas pelis del futuro en las que la humanidad vive en el espacio sideral. Tenemos las herramientas pero no las mentalidades. Mientras mis jefes se pongan comidas de trabajo seguiremos teniendo dos horas para comer. Mientras ellos no decidan dejar de programar reuniones más allá de las 5 de la tarde seguiremos saliendo como poco a las 7. Pero a nadie parece importarle, al menos no a nadie de los que pueden hacer algo por cambiarlo. Y como ahora msimo parece que las movilizaciones ciudadanas tampoco surten efecto sólo me queda el recurso a la pataleta. Pero hay tantas mamás en las redes pataleando que espero provocar un terremoto. Y de los grandes.
      Un beso enorme. Gracias por venir.

  3. Sólo una cosa, destierra desde ya “Tengo la sensación continua de estar fallando a mi hijo, de haber sido muy injusta trayéndole al mundo.”

    🙂

  4. Recordaré tu comentario cada vez que el pensamiento asome por mi cerebrito.
    Gracias por leerme Roberto. Un abrazo.

  5. Aqui estoy… He tardado pero estoy!!
    Bueno pues ahora voy a ser yo “la otra parte”, la que te diga que tu niño va a estar muy orgulloso de su mamá, porque para nada has sido injusta por traerlo a este mundo y mucho menos le estás fallando!
    La parte que te diga que eres una super mami!. Entre otras cosas, he vivido “virtualmente” contigo tus horas de sacaleches, tu lactancia prolongada, no se si te das cuenta de lo que has conseguido… Mantener una lactancia exclusiva durante más de un mes pasando 12 horas fuera de casa, lo has conseguido físicamente y psicológicamente, has sido capaz por tu niño. Y eso amiga mía, es para ponerte un monumento! Asi que no vuelvas a pensar que le estás fallando!
    Me gustaría poder ayudarte a cambiar esta situación y el día que decidas luchar aqui estaré!
    Mientras tanto te mando un mega abrazo que se que este tema está marcando tu día a día y te hace ser infeliz… Se que te sientes atada y sin escapatoria… Pero cuando no puedas más silva y acudiremos para intentar sacarte una sonrisa!
    Aunque creo que eso ya lo hace tu niño con mayor facilidad! 😉
    Ánimo y tenemos que lograr cambiar esto…

    • No has vivido virtualemente las horas de sacaleches, Vir, las has vivido de verdad, cada mañana cuando charlo con vosotras ahí estoy dándole al tema. A veces se me olvida todo lo conseguido. Gracias por todo el apoyo, una y mil veces, porque bien sabes que si no fuera por vosotras cada día sería mucho más duro. Un beso enorme princesa.

  6. No tienes que pensar así, es muy duro pero los tiempos son así, seguro que cambian pronto, un besazo

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s