Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Zas en toda la boca

10 comentarios

Hoy la vida me ha dado un zas en toda la boca sin contemplaciones. Llevo una semana raruna, en un vaivén emocional que tan pronto me tiene eufórica como arrastrada por el suelo. El desencadenante fue tener que dejar al peque en la guarde a las 12:45 h el jueves pasado después de una revisión médica y no poder quedarme con él ya que nos habían dado esas horas. Desde ese día voy arrastrando una sensación de “malamadre” (ya sé Carol que me dirás de nuevo que no lo soy, pero es lo que siento) que hoy ha vuelto a hacer de las suyas. El peque está con una cafetera en el pechete que me hace pensar en una bronquilitis cercana y vuelta a empezar con el “si pudiéramos quedarnos en casa…” Otra vez tristeza, otra vez seriedad, lágrimas, incomprensión y todo lo que acarrea la “no conciliación” en que vivimos.

Hoy he empezado a hablar con alguien que ha pasado hace poco por una ruptura un tanto tormentosa. Tiene una hijita de casi siete años que no ve a su padre desde hace varios meses porque a la vez que dejó a la madre, dejó a la niña. Hablando con ella, del proceso en el que se va a divorciar, me decía que no quiere dinero de su ex, que sólo quiere que vea a su niña porque está muy triste sin su padre. Habla de su pequeña con tal ternura y devoción. Es bondad en estado puro, os lo prometo. Yo le decía que no se agobiara porque su ex le pasara una pensión para la niña, que era lo que tenía que hacer, que era su padre, que, desgraciadamente (o no, quién sabe) conozco el tema de primera mano y yo no hubiera podido ir a la Universidad sin becas porque mi padre nos nos pasaba ni un duro, etc, etc. Me dice, con toda su inmensidad como persona por bandera, que no le importaría trabajar los fines de semana porque sólo gana 800 euros y que con eso no le llega para pagar todo lo que tiene que pagar, que el único inconveniente es que no la vería. Y entonces me cuenta que Cáritas le ayuda a pagarse el transporte porque ella no lo puede asumir. Que se ha puesto las pilas y ha tocado todas las puertas que ha podido para tirar para adelante.

Entonces he notado el “zas”. Así de directo y así de duro. Aquí, agobiada por no poder ver a mi niño (que es para agobiarse, desde luego) cuando en mi entorno muy cercano alguien necesita de otros que le ayuden para poder sacar adelante a la suya, preocupada por un millón de cosas accesorias como el inglés y la natación. Si Cáritas no la ayudara, no podría ir a trabajar. No podría ir a trabajar.Es tan injusto. No quiero ni pensar en qué pasaría si perdiera el trabajo. O si se pusiera enferma. Y entonces me dice que lo bueno es que está dejando de furmar… porque no puede pagarse el tabaco, hasta el lado positivo le ha encontrado.

Desde que hemos hablado estoy dándole vueltas a cómo podría ayudarla. A mí no me sobra pero puedo vivir. No entiendo que lleva a un padre a abandonar a una hija. Ni a dos. El amor puede acabarse, pero los niños no tienen la culpa y que una ruptura conlleve tal situación de desamparo hace que me lleven los demonios. Olé las narices de las madres (y de los padres, que también los habrá) que tiran para adelante en las circunstancias más adversas. Y al final el sentimiento es el mismo, pero las circunstancias no podrían ser más diferentes.

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

10 pensamientos en “Zas en toda la boca

  1. Pues si, hija, algo parecido me ha pasado a mí con una compi, quejándome del euro que me ha quedado en la cuenta a fin de mes, cuando por suerte no tengo problemas económicos, pero a veces estas cosas pasan, y sinceramente, nos devuelven al mundo, ese que sigue girando y en el que hay tanta gente pasándolo mal. Yo ni se cómo se las podría apañar mi madre hoy en día si hubiera tenido que tirar adelante con 4 hijos sin trabajo y sólo con una pensión de viudedad, pero en su momento lo hizo, si con becas y ayudas de esas que hoy nos están robando, y fíjate tu cómo hemos salido de bien, eh? jejeje.

    Lo que más me ha gustado es la forma que tiene ella de ver el lado positivo a las cosas, eso siempre es de admirar y ayuda, no sólo a ella a sobrellevarlo, a los demás a que dejemos de mirarnos el ombligo….

    Entiendo que te sientas mal por tener que dejar al peque, que la vida sea así no significa que deba de ser así, mal de muchos consuelo de tontos que diría la Gordi… pero no dejes que condicione luego el tiempo que pases con él (cosa que seguro no pasa, a que en cuánto le ves se te olvidan las penas?)

    • Hola preciosa. Ya sabes que soy una “drama queen” y que se me da de fábula olvidarme por todo lo que debo sentirme afortunada.
      Efectivamente si ahora tanto tú como yo tuvieramos que volver a empezar esa maravillosa carrera que no ejercemos estaríamos francamente j*odidas. Porque dime tú cómo podríamos hacerlo en la situación en la que vivíamos. Eso es lo que más pena me produce. ¿No nos van a dejar estudiar, ni ir al médico, ni nada? ¿Los pobres tendremos que seguir siendo pobres sin tener apenas una oportunidad? Y lo peor es que ni mareas verdes, ni blancas, ni de ningún color, se la trae al pairo que salgamos a las calles. Voy a para que me enervo y, además, me voy del tema.
      El tiempo con el peque es sagrado, ya lo sabes tú, el tema es conseguir encontrarlo.
      Un besote enorme

  2. Te diré una y mil veces que no eres mala madre, porque no lo eres. Pero sé que eso no te evitará el sentimiento, porque yo misma lo siento demasiadas veces…
    La vida nos enfrenta a la realidad más horrible justo cuando puede que estemos empezando a perder la cordura. Y como yo creo que todo pasa por algo, es más que probable que eso pase para que no olvidemos relativizar. Te ayuda una temporada… Pero ese “mal de muchos” no consuela, te lo aseguro. Miles de veces intenté auto consolarme con aquello de “podría ser peor, mira qué mal lo está pasando Fulanita, “al menos” tienes trabajo…” Y sandeces varias, porque nada de eso me hizo sentir menos vacío.
    Tú sientes un vacío NATURAL, tiene hasta explicación científica, UNA MADRE DEBE ESTAR JUNTO A SU BEBÉ (al menos) DURANTE SU PRIMER AÑO DE VIDA. Es así, algo casi animal y totalmente instintivo… Precisamente causado por la debilidad e indefensión de ese ser al que hemos dado vida. Nada puede hacer menos dolorosa esa separación forzada, ni siquiera esta historia triste y tan terriblemente injusta.
    Por desgracia, al menos de momento, en este país hay poco que hacer, “pasarlo” de la mejor manera posible… Porque la ley de conciliación es, cuanto menos, cuasi cómica (por no escribir un taco en tu maravilla de blog)…
    Seguiremos luchando para que al menos nuestros hijos no deban pasar por la misma tortura el día que decidan ser padres.
    Ayudar a tu amiga te honra, por supuesto, y comprenderla, empatizar… Céntrate en ver cómo puedes hacerle el trago más llevadero. Pero no te prohibas el derecho a pataleta. Que otros estén peor no debería hacernos creer que no tenemos derecho a quejarnos. Ante la injusticia sólo queda la queja, y qué sería de nosotras si ni siquiera tuviéramos eso…
    Estoy contigo. Siempre

    • Hola mi querida niña. A veces me siento como enjaulada, intentando buscar una salida que no encuentro porque nadie parece ver el drama que esto supone, nadie con poder de decisión. ¿Qué hay mujeres que quieren volver a trabajar en cuanto finaliza su baja? Seguro, pero estoy igualmente segura de que son las menos. Porque, como bien dices, es un instinto animal el de proteger a nuestra cría, porque animales somos por más que intentemos olvidarlo.
      Sé que estás conmigo. Gracias por tu apoyo siempre.
      Un beso enorme.

  3. Estoy con Carol, completamente!
    Es una gran virtud q empatices con los demás, pero eso no quita que no tengas derecho a sentirte como te sientes.
    Quizá has ayudado a esta mami más de lo que imaginas, aunque económicamente no puedas aportar nada, quizá necesitaba un desahogo, un hombro en el que apoyarse.
    Yo tampoco entiendo que un padre/madre se desentienda de sus hijos. Y ahora que soy madre puedo entender mejor aún el sentimiento del que queda ahí a pie de cañón. Sacando adelante a sus hijos, con un gran agujero en el corazón. Porque como bien dices, el amor a la pareja se puede acabar, pero…a los hijos?
    A mi ahora lo que más me puede doler en el mundo es que le hagan daño a mi pequeñina.
    Mucha fuerza a esa mami, y espero que encuentre muchas Leticias en su camino.
    Y a ti decirte que lo que sientes es normal, para ti lo más importante ahora mismo, y eso no es malo, aunque el mundo a tu alrededor gire y esté lleno de injusticias…

    • ¡Hola Vir! Ojalá no sea yo la única que empatice con su historia y lo haga alguien que pueda ayudarla más que yo.
      Es difícil entender lo incomprensible, pero es que creo que nosotras lo miramos desde la absoluta devoción que tenemos por nuestros pequeños y, claro, ese no es el baremo. Hay padres que pasan por la paternidad porque toca o tuvieron un desliz. ¿Cómo le dices a ese que tiene obligaciones si ya ni el amor queda y nunca quiso estar? Pues eso, la técnica del avestruz.
      Un besote enorme.

  4. Bueno, el tema de los padres que pasan de los hijos me toca muy de cerca… En mi caso cuando mis padres se separaron, mi madre fue la que se fue de casa conmigo y mi hermana, y nos sacó adelante con su sueldo de 700€, y peleando con mi padre cada mes para que le ingresara lo que correspondía. En cuanto encontré un trabajo {ni estable ni nada, un primer trabajo}, dejó de pasar mi parte, y la de mi hermana se iba retrasando cada mes más, hasta que dejó de llegar. Cabe decir que mi padre estaba {y está} en una posición económica muchísimo más holgada que la nuestra y parecía que le costaba la vida soltar ese dinero para sus hijas… Nunca nos llevó a comprar ropa, ni de vacaciones… Pero ni él ni sus novias se privaban de nada, claro. Cabe decir que ahora lo veo en fechas señaladas, y mi hermana a veces ni eso, y aunq me apena, no me sorprende.
    Pero bueno, a lo que iba es a que si de algo me ha servido, es para saber que yo no quiero eso para mi hijo. Que si alguna vez se acaba el amor entre miChico y yo, él tiene que seguir siendo el padre de nuestro hijo, tiene que seguir estando ahí para él, y no lo entendería de otra forma, por lo vivido y porque ahora que soy madre, no me creo que haya quien pueda desentenderse de esa manera… Y sinceramente, no lo veo desapareciendo de su vida con la relación tan bonita que tienen, porq el peque lo busca constantemente, pero supongo que nunca se sabe…
    Y así va el mundo, girando y girando para descubrirnos muy a menudo que hay gente que sí, está peor, pero como dicen las chicas, eso no quita que no podamos quejarnos, solo faltara… Lo que podemos hacer, es ayudar a esa gente que se ve peor que nosotros, cada uno en la medida de lo posible, no todo tiene porqué ser económico. Seguro que estando presente para tu amiga, dejándola hablar, la ayudaste más de lo que piensas, a veces se suelta mucho lastre así, y puedes seguir el camino mucho más ligera.
    Y tú, sigue enfadándote y no conformándote, porque aunq sí, hay gente peor, a ti te duele lo tuyo, y es por lo que tienes que luchar y tener ganas de seguir, y nosotras de leerte!
    Un beso, y perdona por la parrafada, pero me toca tan de cerca que me lío… Muaaak!

    • Nada de perdona por la parrafada, me ha encantado leerte. A mí también me toca de cerca, aunque en mi caso desapareció desde siempre y nunca jamás pasó un duro. Mi madre ha llevado una vida de trabajo dura de narices, siempre limpiando oficinas por las noches para poder llegar a fin de mes (y a veces no consiguiéndolo). Con la ayuda de mis abuelos consiguió sacarnos adelante, pero debió de ser tremendo para una chica de 24 años verse así. Esto me da para otro post…
      Ojalá dejara de enfadarme, las cosas habrían cambiado si así fuera. Espero que llegue el día, de verdad.
      Gracias por pasarte. Un besote

  5. Ese zas, me ha llegado también a mi.
    Un beso enorme, Let.

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s