Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Niños robados

14 comentarios

Desde que empecé a ver la publicidad de la miniserie para televisión sobre los niños robados llevo dándole vueltas a mi historia, a la que es y a la que, afortunadamente, no fue.

Desde que tengo uso de razón mi madre ha relatado su parto de mí (perdonad lo enrevesado de la expresión, pero decir “mi parto” no se ajusta a lo descrito) diciendo que le pusieron anestesia total y que despertó con el médico sobre ella empujando para sacarle la placenta. Siempre ha bromeado diciendo que de mi hermana puede asegurar que es suya porque la vio salir (nos llevamos sólo 14 meses)  pero que de mí no puede hacerlo. Yo nací en 1978. Yo nací en la Maternidad de O’Donnell.

Cuenta mi madre que cuando empezó a oir hablar a madres de niños robados sobre sus partos se le arreboló la piel. Un día viendo en la televisión uno de esos programas en los que se hablaba del destapado escándalo del robo de bebés mi hermana y ella, con los 20 kilómetros que median entre sus casas, descolgaron el teléfono al mismo tiempo con el mismo horror reflejado en el rostro, el del “y si” porque aquella historia que ambas estaban escuchando se asemejaba demasiado a la vivida por mi querida madre hace algo más de 30 años. Dice mi madre que le ofrecieron dormirse y dijo que vale, que total, así era todo más fácil y la durmieron. Pero no debió de ser tan fácil después de todo porque a la niña hubo que sacarla con ventonsa (de lo que tengo como recuerdo una leve hendidura en el cráneo, bajo el pelo) y la anestesia terminó su efecto antes de tiempo. Mi hermana, muy ocurrente ella, dice que no me robaron porque era muy fea. Lo cierto es que lo era, imaginaos, la cabeza como un cara-cono por obra y gracia de la ventosa, un montón de pelo negro arremolinado en la coronilla y dos kilillos y medio de peso. Parecía una ratita y quizá es verdad que eso me salvó. O quizá la historia se parezca pero nunca hubo intención de robarme. En cualquier caso, aunque no ha sido fácil, agradezco la vida que he tenido. Agradezco a una madre sola el esfuerzo y sacrificio para sacarnos adelante. Agradezco a mis abuelos maternos que, por otra serie de circunstancias que ahora no vienen a cuento, nos acogieran a las tres en su casa, que nos cuidaran y velaran por nosotras. Agradezco los valores que entre todos nos transmitieron, la capacidad de sacrificio, el enseñarnos a dar valor a las cosas.

Y ahora que soy madre a mí también se me eriza la piel. 9 meses juntos para que te lo arranquen de tus brazos recién parido. Hijos de mala madre. Por decirlo finamente.

 

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

14 pensamientos en “Niños robados

  1. Jajaj yo estoy haciendo un post sobre lo que me produce pensar que pueda exiatir gente asi..cuandon lo tenga acabado te lo paso..menos mal que no pask nada y estas donde tienes que estar..mil besos preciosa

  2. Es espeluznante, hace poco conocí alguien adoptado en esa época y en ese lugar y esta muy tocado anímicamente por que empieza a dudar y ha hacerse muchas preguntas! Es un tema durisimo por muchos lados.. La peor cara, la de los profesionales que intervenían tanto con sus actos como mirando para otro lado ! Es de película de terror!

    • Pero de película de terror, sin duda. Creo que no hace falta ser madre para empatizar con la historia, pero desde que lo soy cada historia que comprende a un padre/madre y un hijo me toca especialmente. Hace falta ser mala gente para decidir por el que sí puede hacerlo legitímamente. Hace falta ser mala gente para separar a madres de hijos con los que quieren estar. Hace falta ser mala gente para obtener dinero vendiendo personitas. Ya que no soy creyente, espero que los implicados mueran o hayan muerto entre terribles dolores.
      Gracias por pasar, Elena, un placer contarte entre mis fieles. Un besote

  3. Estoy con vosotras. Nunca he entendido como despues de nueve meses sintiendo a alguien se le puede abandonar, pero que te lo quiten…. Mi niña nacio en O’ Donnell, 20 años despues que Leti, menos mal que entonces los profesionales que me rodearon fueron eso grandes profesionales.

    • ¡Qué bien Laura, qué bien! Así es como debería ser, no sólo en todas las épocas, también en todos los países del mundo. El momento del parto debería ser sagrado, que una nueva vida está llegando al mundo, hombre.

      Gracias por pasarte. Un beso muy fuerte.

  4. Tu historia me ha puesto los pelos de punta! Es un tema que me encoje el corazón, no entiendo como una persona puede robarle a otra lo más bonito del mundo, ser madre! Es un tema peliagudo y sobre todo por quién lo ha llevado a cabo… No se puede jugar a esto. No se puede decidir la vida de nadie. Y hay demasiado detrás… Para mi no son niños robados, son vidas arrebatadas. Y no sigo hablando del tema porque me pongo triste y sobre todo me indigno!!
    Asi que amiga, tiene toda la pinta de un intento de… Por suerte no pasó nada.
    Ves, ser fea también tiene sus ventajas! :p
    Que gracia me ha hecho tu hermana, jeje. Estas son las típicas cosas que solo les permitimos a ellas…

    • Completamente de acuerdo en la no comprensión. Nadie tiene el poder de decidir sobre la vida otro, nadie salvo uno mismo. Y menos en esto. Pero que además haya monjas implicadas cuando predican el amor resulta tan trágico como irónico. Como bien dices, son vidas arrebatadas. ¿Imaginas que tus padres no te dijeran nada y te enteraras al cabo del tiempo? Qué sensación de haber vivido una mentira. No quiero ni pensarlo.

      Gracias por pasar linda. Un besote

  5. Uf, uf, uf… Qué horror sólo pensarlo…
    Te dije que dudaba si leerte o no porque es un tema que me encoge el corazón literalmente. Me duele como si estuviera en el lugar de esas madres… Qué valentía para seguir adelante… Estoy convencida que si yo no salgo del hospital con mi niña salgo muerta. No lo hubiera resistido.
    Es algo tan desalmado que ni siquiera puedo imaginar qué tipo de monstruos pueden estar detrás. Ojalá ardan en el infierno.
    Suerte tuviste de ser fea al nacer, o suerte que tu madre despertó antes de tiempo… o suerte de la vida, que en ese momento decidió no hacer daño.
    Ahora eres bella, por dentro y por fuera. Y un poquito de mérito (o mucho) es de esa mujer que te dio vida, durante el parto horribilis y después.
    Dale las gracias de mi parte.

  6. Te hace pensar, desde luego. A mi me podía haber tocado “la china”, porque nací en santa Cristina en el 73. Pero mi suegra por ejemplo creo q en el 75, fue a dar a luz allí y su hijo nació muerto o eso le dijeron. Visto lo visto despierta muchas dudas. Pero lo curioso del caso es que dice que la ofrecieron adoptar un niño al ver que el suyo nació muerto. Como poco sospechoso, verdad?

    • Pues sí que despierta dudas Roberto, vamos, tantas que las despeja al mismo tiempo. Tengo una compañera cuya madre dio a luz en Santa Cristina una niña antes que ella que también nació muerta y nunca la vieron… Cuando todo el tema se destapó se puso mala, no quiero ni pensar en imaginar más de cuarenta años después que te han robado a tu hija. Y lo peor, es que viendo el percal, tiene toda la pinta de ser cierto.

      Gracias por pasar. Un beso.

  7. Yo nací en O’Donell en el 79. Durmieron a mi madre completamente. Entró, la chutaron y cuando se quiso dar cuenta tenía un bebé en brazos (yo)
    Para empezar, yo que soy madre de dos, no puedo conprender cómo se puede dar a luz dormida (sin ser cesárea) Para mí es un gran misterio.
    A mí tampoco me robaron, digo yo que no me cambiaron por otra, no tendría sentido. Pero la historia siempre me ha parecido rara, rara, rara.
    A mi madre no le pidieron permiso ni la informaron de que la iban a dormir. Ella lo relata como un episodio muy confuso de llegar con barriga y sin saber cómo tener un bebê en brazos.

    • Raquel, yo pienso que nos libramos por los pelos, por lo que fuera, solo de pensarlo me dan escalofríos. No sé si querría investigar lo que sucedió con las mujeres a las que les pasó lo mismo que a nuestras madres, atisbar de lejos qué pudo ser ya da suficiente pavor.
      Nunca había pensado en lo que dices de dar a luz dormida sin ser cesárea, pero creo que esa imagen de mi madre despertando con el doctor sobre ella para extraer la placenta puede darnos una pista de cómo sucedió. !Qué feo todo!
      Un abrazo y muchas gracias por comentar.

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s