Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Empodérate y sigue tu instinto

16 comentarios

Visitar las urgencias pediátricas es para mí una de las experiencias más desagradables, no sólo por lo que me pueda haber llevado allí con mi niño, sino también por las historias que conozco alrededor. El viernes pasado estuve con mi bebé en urgencias, hace justo hoy una semana. Durante las casi 5 horas que pasé allí (sí, cinco) pude ver a muchos niños, bebés pequeños, bebés grandes, pero hubo un caso que me dejó especialmente impactada y del que me da mucha pena no saber nada más.

Mi bebé cogiendo el sueño

Llevaba ya un rato esperando los resultados de la prueba que le habían hecho a mi bebé. La noche había sido un poco traumática, había que llevarlo en ayunas de 6 horas, así que estaba reponsando en la Boba, nuestra mochila ergonómica, y de paso se enganchaba a su tetita cuando le apetecía. En ese ínterin entró una mamá con su bebé en un Bugaboo. A esas alturas ya había charlado con todos los adultos que había en la sala de espera de urgencias pediátricas y con esa mamá también entablé conversación. Mi inocente “Qué chiquitín” fue respondido con un “Ha perdido mucho peso, salió del hospital con 3,600 y pesa de 2,400”, con un tono lastimeros y extramadamente triste. Le pregunté cuánto tiempo tenía. 7 días. Y esa mamá rompió a llorar con la desesperación de la mamá primeriza que no sabe si lo que hace está bien hecho, porque como tan bien dice mi amiga Virginia, nos han hecho olvidar el instinto. “Déjalo salir”, le dije. Esas lágrimas a raudales me erizaron la piel y reconocí en ellas muchos de los momentos que viví meses atrás. “¿Le das teta?” pregunté y las dudas surgieron a borbotones. Me dijo que sí, pero que no sabía si era suficiente, que a veces se enganchaba y al poco se soltaba y que creía que se quedaba con hambre. Le dije que le pusiera cada vez que le pareciera que quería, le hablé de las crisis de lactancia y entonces salió la pediatra y la llamó. Atiné a decirle que en nuestra ciudad está Multilacta, que lo buscara en internet y asistiera a los grupos de apoyo. No pude verla ni decirle nada más. Me queda una pena grande por ello.
No sé qué sucedió después. Imagino que al bebé le dieron un biberón con leche de fórmula y que la madre se quedó con todas las dudas con las que llegó allí. Fue una situación triste. Muy triste.

Hemos perdido el instinto, sin duda. Sentimos que no estamos capacitadas para cuidar de nuestros bebés, necesitamos creer ciegamente en lo que nos dicen pediatras y enfermeras y ver así reforzada o tirada por tierra nuestra forma de criar. Pues no, señoras. Empoderémonos. Leamos, hablemos entre nosotras, sepamos qué es la lactancia y conozcamos los recursos para salvarla si lo que queremos es amamantar a nuestra cria. Aprendamos acerca de la crianza antes de ser mamás. Pero sobre todo, sigamos nuestro instinto. Y si lo que estamos viviendo no nos cuadra busquemos la respuesta a lo que nos rechina, seguro que nuestro Pepito Grillo nos quiere echar un cable.

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

16 pensamientos en “Empodérate y sigue tu instinto

  1. Si escucháramos más a Pepito Grillo y menos a la cabeza racional ( la getona, la llama un conocido mío) nos iría mucho mejor, no sólo en la maternidad sino en la vida.

    Que lástima de bebe y sobre todo madre, porque son tantas las dudas y angustias, que vivirlas en soledad es tremendo.

    Y por cierto, espero no tengas más que visitar urgencias. Un beso

  2. Que razón tienes Let!! La pena que esto a veces no ocurre solo en los hospitales a alguien que no vas a volver a ver… A mi me ha pasado con familiares y amigos… Creo que de verdad estamos aletargados y va a costar despertar… Una vez en el grupo de lactancia un bebé empezó a llorar y le dijo la asesora le puedes dar de mamar, tranquila, q aqui lo hacemos todas y ella contestó es que no han pasado las 3 horas… Imaginaté! La asesora había hablado del pecho a demanda y todo eso… Bueno si tu no crees que tenga hambre quizá le apetezca estar contigo en tus brazos, y ella contestó que no quería acostumbrarlo… Este día pensé… si has venido a una asesoría de lactancia es por algo…y al final prevaleció lo… “Típico” por no ponerle otro adjetivo peor. Si esa madre se hubiese dejado llevar…
    También te digo que es muy difícil, las hormonas, los mil comentarios negativos… No lo cojas en brazos, dale bibe que llora de hambre, si no pasa nada se crian igual… Bueno sobre esto hay evidencias científicas, pero es que a lo mejor además, yo no lo quiero criar igual…
    Has sacado un tema en el que podría colapsarte el blog!!! Jajaja
    Asi que un día tomándonos ese café que nos espera intercambiaremos opiniones 😉
    Mi única esperanza son todos aquellos pediatras, matronas y enfermeras que saben ver más allá. Y comprenden la importancia del vínculo madre-bebé y ayudan a lograrlo!
    Besos guapa que me encanta leerte!! Y comentarte :**

    • Mi querida Vir, ya sabes que en esto, como en tantas otras cosas, pensamos de forma muy parecida. Creo que nos hemos enredado tanto en complicarnos la vida que también nos la hemos complicado con lo que es sencillamente natural. Como bien dices, es muy difícil y ocurre en un momento en el que, por norma general, no nos sentimos fuertes entre las hormonas y el cansancio. Espero que encontremos ese momento para el café. Va a ser muy especial. Beso!!

  3. Hola Leti, he leído atentamente el post y los comentarios y estoy totalmente de acuerdo en que tenemos que seguir nuestro instinto y darnos cuenta que somos capaces de cuidar de nuestros hijos. También comparto la importancia del apoyo y ayuda a la LM para no tirar la toalla. Sin embargo, consideró que hay casos que se salen de la normalidad. Mi experiencia es cercana a la de la madre que encontraste en urgencias. Cuando un recién nacido no gana peso o, aún peor, cuando lo pierde, estamos ante un problema de salud grave en el bebé ante el que sólo se puede dejar paso a los médicos. Aunque la leche materna siga siendo importante para el pequeño, lo fundamental es que salga de esa situación y algunos debates no caben en esos momentos en los que saltan todas las alarmas.

    Yo tuve a mi bebé en una UCI a los 10 días de vida. No prosperó la LM (no por eso, sino por un cúmulo de despropósitos en la clínica) y es una espina que siempre tendré clavada. Pero te aseguró que cuando tu recién nacido está enfermo, todo pasa a un segundo plano. Con leche materna o artificial, lo único importante es que gane la batalla contra aquello que le está impidiendo crecer. Y no es el biberón.

    Besos!

    • Hola Esti. Como ya te dije por Twitter, con la supervivencia no se juega. Así de sencillo. No nos perdamos en debates estériles que todas somos mamás. Pero si te parece a eso te contesto en el hilo que abristéis Vir que además me parece muy interesante. Así que ahora sigo por allí.
      Beso!

  4. La bebita nueva esta en el hospi, le volvieron a ingresar primero por la bilirrubina, que me cago en JL Guerra, y luego xq entre q nacio pequeña y que habia perdido peso… Me da mucha pena que la hermana de Gabi no pueda disfrutar de su enana estos primeros dias como deberia… En fin que me voy… Lo del instinto… Lo dice alguien mas x ahi arriba, deberiamos seguirlo para todo en la vida, pero para esto mas!

    • Instinto, tan importante para todo tan olvidado casi siempre. Hay que conectar con lo que una es, si no estamos perdidas, ¿no crees? Gracias por estar en todo. Love you.

  5. Después de soltarte una parrafada, desaparece el comentario? Maldita sea mi estampa jajaja!!! Bueno, voy a tratar de repetirlo porque no quiero quedarme sin decir esto. En primer lugar, decir que estoy totalmente de acuerdo con lo que comentáis en el post y comentarios de que debemos seguir nuestro instinto y saber que somos perfectamente capaces de cuidar de nuestros hijos que para eso son nuestros. También de acuerdo con la importancia de un buen apoyo y ayuda a la LM desde todos los ámbitos. Sin embargo, creo que hay casos que se salen de la normalidad y en ellos hay lugar para determinados debates sobre lactancia.

    Mi experiencia es muy cercana a la de la madre que te encontraste en urgencias. Cuando un recién nacido ( ojo, recién nacido) no gana peso o aún peor, lo pierde, nos encontramos ante un bebé que necesita atención médica urgente y en ese caso no hay situaciones leves. Siempre es grave y como tal se tratan. Ahí hay que dejar paso a los médicos y aguardar con la mayor calma posible. Y si hay que darle un biberón, se le da.

    Mi hijo no cogía peso y con 10 días ingresó en una UCI. Estaba enfermo. Una infección. La LM no prosperó ( no por esto, sino por una cadena de despropósitos en la clínica en la que nació) y es una espina que siempre tendré clavada. Ojalá hubiera podido darle leche materna cuando estaba malito, seguramente se hubiera recuperado incluso mejor. Pero en esas circunstancias, lo fundamental es que venzan la batalla contra lo que quiera que les ocurra. Con un recién nacido no hay margen. Y si hay que darle un biberón, se le da.

    En serio, no creo que beneficie a la promoción de la LM denostar sistemáticamente la artificial. A mi hijo le sacaron del hoyo los biberones. Sé que es un tema espinoso y resbaladizo pero no quiero guardarme más mi opinión.

    Espero que no os moleste. Un abrazo!

    • La lactancia artificial está para poder salvar vidas en estos casos. Por supuesto!! Estoy totalmente de acuerdo.
      Mi hija tenía frenillo y no mamaba bien, en estos casos suelen perder peso y la mayoría de las veces se abandonan las lactancias. Además, pensando que no tenemos leche o que nuestra leche es agua. Cuando yo hablo de ese instinto y emponderación, y supongo que Leticia también… Me refiero a que antes de pensar que no “valemos” para dar de mamar, debemos pensar que es lo normal y que claro que podemos y si algo pasa buscar ayuda a una asesora de lactancia, doula o matrona bien formada… Incluso hay niños con frenillo que han tenido que ser ayudados con leche artificial y luego se ha conseguido relactar.
      Asi que creo, que si nos pensasemos más capaces y nos llegasen mejores informaciones si el deseo de la madre es dar de mamar y se presentan problemas, o incluso si hay que dar una “ayuda necesaria” se logre posteriormente volver a la normalidad. Tiene que ser duro además que pienses que no eres capaz de alimentar a tu bebé… Y en seguida sale alguien que se encarga de hacértelo creer.
      Asi que para el próximo que ya hay menos nervios, verás como tienes una lactancia exitosa!!
      Me ha gustado leer tu punto de vista mummy&cute! Y que me perdone Leticia por adueñarme de su blog! Pero me sentía aludida y quería aclarar…
      Besos a las 2! :*

      • Estamos de acuerdo Virginia!! Lo que a mí me remueve por dentro, y no quiero decir que vosotras lo hagáis eh?, es denostar sí o sí la lactancia artificial. No considerar circunstancias especiales del bebé y de la madre. Es muy complejo porque a la vez es muy necesario fomentar, informar, asesorar sobre los beneficios indiscutibles de la LM y los recursos que tenemos a nuestro alcance para no fracasar (yo no los conocía y no vi otra salida). Pero como en todo creo que hay que tener medida. También reconozco que quienes hemos tirado la toalla somos especialmente vulnerables cuando nos dicen los problemas que esto puede acarrear a nuestros hijos y nos ponemos un poco de uñas. 🙂

      • Vir, Esti, os contesto a ambas al respecto. Como decía, la supervivencia no admite opción. El bebé debe tirar para adelante, sea con LM sea con fórmula, pero debe vivir. De eso se trata. Mi post no pretendía abrir un debate en contra de la crianza con biberón y a favor de la lactancia materna, aunque si se trata desde el respeto bienvenido sea. Cuando en el post decía que le darían un biberón y la mamá se quedaría con las mismas dudas quería decir exactamente eso, que si la mamá quería salvar la lactancia por lo que sé de ese hospital allí no iba a encontrar ayuda. Y es una pena que creamos que no somos capaces de hacer algo para lo que estamos fisiológicamente preparadas y que no sepamos dónde acudir. Porque a mí lo que me resultó más duro de toda la situación (dejando de lado la pérdida de peso del bebé, por supuesto) es la sensación de estar perdida que pude ver en sus ojos, con la de opciones que hay para ayudarnos con las dudas.
        Respecto a las circunstancias especiales, completamente de acuerdo. Nadie está en posesión de la verdad absoluta. A ver si conseguimos respetarnos todas un poquito más y recordar lo que nos une y no lo que nos separa.
        Gracias por entrar, por leer, por comentar. Un beso fuerte.

  6. Gracias por compartir todo esto con nosotras, Let 🙂

  7. Leticia, efectivamente las dudas son el pan de cada día en cuanto a la maternidad en toda su magnitud se refiere. Y como bien lo dices y lo hemos venido denunciando, todo se debe al debilitamiento y s la desconexion que como género hemos venido sufriendo. No nos permitimos sentir ni conectar con nuestra más íntima escencia, y se nos presentan múltiples opciones para suplir ese vacío que deja la desconexion. Por fortuna cada vez somos mas las mujeres “empoderadas” como dices, que estamos ahí dispuestas a tender una mano, como tu bien lo has hecho.
    Hablar, comentar y dar visibilidad a estas dudas son un gran paso hacia la re conexión.
    Un besito.
    Cata

    • Hola Cata. Creo firmamente que el camino pasa por ahí, como dices, la reconexión. Algo que la humanidad lleva siglos haciendo no puede ser tan difícil. Hubo una frase que se me quedó grabada en una visita de matrona a domicilio que tuve: “Si puedes engendrar un hijo y traerlo al mundo, ¿cómo no lo vas a poder alimentar? No hay leches aguadas ni que no valgan”. Nos falta creérnoslo. Si somos conscientes de todo lo que conlleva la maternidad nos será más fácil. Y si nos informamos antes de que nuestros hijos vengan al mundo, mucho más.
      Muchas gracias por pasarte. Un besote.

  8. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con J de Juzgar | Esto no es como me lo contaron

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s