Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Guardería

24 comentarios

Esta entrada está dedicada a mi familia tuitera que en la primera semana de guarde tan pendiente estuvo de mí. Y especialmente a Carol y Virginia, que llevan deseado leerla desde aquél mes de junio.

Siempre cerquita de mamá

Siempre cerquita de mamá

Aquí te estoy esperando. Ayer, en tu primer día, descubrí un bar de esos en los que te atiende el dueño, de los que todo el mundo se conoce y, mujer de costumbres que soy, hoy he vuelto otra vez, desayuno castizo café con churros pensando en mi peque.

Te escribo hoy que estoy más tranquila bebé. Ayer fueron los nervios, la incertidumbre, la rabia. La rabia contra una sociedad que nos obliga a separarnos cuando ni tú ni yo estamos preparados, cuando tú sigues necesitando MUCHO mis brazos y yo tus risas y el tacto de tu cuerpo.

¿Sabes por qué viniste bebé? Viniste porque el infinito amor que nos tenemos tu papá y yo nos obligaba a ser tres. A mí me habían dicho que tardarías en llegar, que sería difícil y tardaste, pero sólo un poquito. Mientras estabas en mi barriga te pensaba, te acariciaba, te repetía tu nombre una y otra vez. Tú, para mantener la incertidumbre, no te dejaste ver y salí de la 4D llorando por no haber podido atisbar tu carita, pero feliz porque todo estaba bien.

¿Sabes bebé que tenía muchas ganas de tenerte? Y yo no sabía que me iba a convertir en lo que soy hoy, en una mamá amorosa y comprensiva, en una persona mejor.

Llegaste a mis brazos tras día y medio en el hospital, sin media contracción, tan pequeñito que no te esforzabas ni en salir. Recuerdo las lágrimas cuando me dijeron que tenían que sacarte porque papá no podría estar con nosotros. Recuerdo el primer momento en que te vi, tan rojo, tan pequeño y tan parecido a mí. No parece que hayan pasado casi cinco meses. Y tras disfrutar cada segundo ahora nos tenemos que separar. Ni tú ni yo queremos. Estaríamos juntos siempre. Pero esta deshumanizada sociedad ha decidido que a nuestras crías las cuiden otros porque las mamis tenemos que trabajar. Debe ser vital para el país. Para eso nos hemos inventado otros puestos de trabajo (educadores infantiles los llaman) y así las mamás cotizan y los bebés se “socializan”.

Bombón, yo creo que para ti no hay nada mejor que mis brazos y mis caricias, que mis lágrimas de felicidad cuando haces algo nuevo. Y para mí no hay nada mejor que ver tu sonrisa cuando me miras, perderme en tus ojos azul cielo, dejarme envolver por tu amor. Porque no he sentido amor más incondicional que el tuyo, lo noto cada vez que te partes de risa con una leve mirada mía.

Pero la realidad se impone. En unos días vuelvo al trabajo y estaremos casi 15 horas separados. No sé cómo lo vamos a vivir. Seguro que aunque me extrañes estarás bien porque pasarás toda la tarde con tu papá. Y yo pasaré el día en un entorno hostil, con mi cabeza a tu lado, deseando que llegue la hora de regresar a casa y perderme de nuevo en tu olor.

No olvides nunca, mi niño, que lo cambiaría todo por estar a tu lado. Que lo único que de verdad es importante eres tú. Que mi vida se mide en los minutos que puedo pasar contigo. No olvides nunca, mi niño, que te quiero.

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

24 pensamientos en “Guardería

  1. Precioso y muy triste a la vez. Yo estoy en plena pelea por una reducción de jornada. Me niego en rotundo a tener que dejarlo en una guarde. Espero que todo salga bien. Mucho ánimo!

    • Me alegro mucho de que puedas contemplar la opción de que tu peque no vaya a una guarde. En nuestro caso no era una opción. Ojalá te den la reducción que legalmente deben darte, aunque todos conocemos casos en los que los problemas han sido muchos, demasiados.
      Gracias por comentar.
      ¡Abrazo!

  2. Me ha emocionado tanto leerte!! Primero por considerarme parte de tu familia 2.0, tu para mi lo eres también! Pero sobre todo porque se perfectamente lo que sientes… Me llegan al alma tus palabras, porque podría adueñarme de ellas…te comprendo hasta en lo de ser una madre que jamás pensaste que serías… Tengo la misma sensación! Creo que hoy en día tenemos el instinto adormilado, demasiado, pero la mayoría de repente despertamos y nos damos de bruces con lo que nos espera. Nos gustaría quedarnos en la cueva cuidando de la manada como nuestros antepasados, pero la sociedad nos reclama…
    Pero esta preciosa carta quedará aquí para siempre! Y cuando tu niño pueda comprender, te querrá más aún si cabe!!
    Un mega abrazo, porque aunque esto lo sentiste hace unos meses, se que sigue doliendo…
    Muacks!!!
    P.D. Julia tampoco se dejó ver en la eco 4D… Al principio un poco de decepción…si. Luego pensé que mejor,así la seguiría imaginando y sería más bonito nuestro reencuentro!! Y si! Fue sorprendente como se parecía a mí, que hasta la matrona fue lo primero que me dijo! Es un clon tuyo… 😉

    • Es curioso cómo sin conocernos tenemos tantas cosas en común, es lo grande de este 2.0 en el que nos movemos. Escribir me vacía de la negatividad que a veces me envuelve. Escribir me ayuda a superar el dolor. No dejo de echar de menos a mi bebé, hasta el punto de que ni siquiera me pesan los cansancios cuando estoy a su lado. La maternidad es un trabajo muy duro, pero la obligación laboral lo hace más duro aún. Ojalá pudiera plantearme otra vida, pero es la que me ha tocado en suerte. Mientras me invento cosas para sobrellevarlo. Y ésta es una de ellas. Gracias por compatirlo conmigo.
      Un beso fuerte.

  3. Estoy llorando a moco tendido, que carta tan bonita y no sabes cuanto te entiendo! Qué doloroso resulta dejarles tan peques en manos extrañas! Nos hacemos, no queda otra, pero que duro es y que mal se pasa. Mucho ánimo Leti! Me encanta leerte! Besos!

    • Muchas gracias Nata. ¿No te parece tremendo que dejempos a nuestras crías en manos de desconocidos, que no dejemos las llaves de nuestras casas a nadie pero que les encomendemos lo más preciado que tenemos? Me rebela. Es que no puedo sentirlo de otra forma.
      A mí me encanta que me leas.
      Un besote.

  4. Lo bueno se hace esperar… Qué dura carta a tu peque, qué bonita y qué inmensa…
    Qué porquería de sociedad , deshumanizada como bien dices, que solo piensa en dinero, que no tiene en cuenta el futuro, que se olvida que los niños son quienes sacarán adelante todo esto…
    Nos obligan a abandonar a nuestras crías (esa connotación animal es la exacta), para que sean abrazadas por otros, por desconocidos, demasiado pronto, de forma totalmente antinatural. Y con eso parten nuestra alma, desgarran nuestro instinto.
    No te diré “ánimo, todo irá bien”, porque tú y yo sabemos que sí, puede que acabemos aceptando porque no queda otra… Pero bien no, algo tan injusto NUNCA irá bien.
    Sigue regalándonos joyas en forma de palabras, mi querida Let. Es un placer leerte…

    • Para mí es un placer que me leas, que me compartas, que me acompañes en estos sentimientos. Gracias mi querida Carol por leerme cómo lo haces.
      Nuestros bebés son el futuro, tienes toda la razón y abandonamos la base de su educación y, lo que es más importante, de lo que serán en unos años en manos de alguien a quien, la mayor parte de las veces, no conocemos de nada. Intento aprovechar cada segundo a su lado, hacerle reír, hacerle sentirse querido, pero sé que son demasiadas horas separados para compensarle con nada. Desde luego mi corazón no se calma con ello.
      Besote enorme mi niña

  5. Jo se me ha escapado una lagrimilla..

  6. Es tan durisimo esa separación, tan injusta, …y esta sociedad que nos obliga y desnaturaliza lo va a pagar por otro lado , por que todo tiene su coste.

    Ojalá pudiera decirte que tranquila, que todo pasa, pero eso es lo malo, que al final a todo nos acostumbramos… Te lo dije esos días y te lo repito ahora, no te resignes.

    Un abrazo

  7. Es tan dura, tan injusta .Me gustaría decirte que no te preocupes, qué todo pasa, pero eso es lo malo, qué acabamos acostumbrarnos, y tragamos…Te dije esos días, y sigo pensando qué no debemos resignarnos, y aunque algunas circunstancias manden, debemos buscar siempre la manera desear felices.

    Un abrazo

    • Te contesto en este a ambos comentarios. No me resigno Elena. Mi cabeza no deja de dar vueltas a cómo emprender, a qué hacer para poder estar en mi casa con mi pequeño y poder pagar también las facturas. Y no pienso acostumbrarme, si acaso sobrellevarlo, pero quiero que siga escociendo para mantener el impulso de luchar. Tenemos que hacernos oir, tenemos que gritar bien alto, tenemos que hacer entender a quienes nos gobiernan.
      Gracias por venir Elena.
      Un besote

  8. Vaya carta, Leti… Contigo me pasa como con Carol: Os leo y es como si os tuviera al lado, me transmitís cada palabra que escribís, y lamento muchísimo, de corazón, todo lo que teneis que soportar día a día. Mi hijo tiene 20 meses, “ya es mayor y debería ir a la guarde” me dicen… Y yo digo que no, que no voy a llevarlo para estar en mi casa, para descansar de él, como dicen… Yo ya sé que lo pasaría fatal, pero leer testimonios como este me reafirman en mi idea de estar con él tanto tiempo como pueda. Supongo que son las ventajas de no tener trabajo…
    No sé que decirte, puesto que imagino que no habrá nada que alivie tu pena, por mucho tiempo que pase o por mucha rutina que ya establezcais… Sí, os acostumbrais, pero no por ello deja de doler, seguro.
    Un beso lleno de fuerza, guapa

    • Hola guapa. Muchas gracias por tus preciosas palabras. Es fantástico leer a alguien más que piensa como yo, que me demuestra una vez más que no debo estar tan loca. Yo no quiero descansar de mi hijo, todo lo contrario, me falta horas para estar con él. Si, a veces (muchas) es agotador y no sólo físicamente. Pero es que no me he comprado un muñeco, he decidido tener un hijo, y si lo he tenido ha sido para cuidarle lo mejor posible y asumir mi responabilidad.
      Un besote.

  9. Precioso post. Todas las que somos mamis sabemos lo que se siente y lo que nuestros hijos nos hacen sentir desde el momento en que son concebidos. Hay que vivirlo.

  10. Hola, acabo de conocer tu blog, soy mama primeriza, mi bebe, Lucas, tiene mes y medio y aqui estoy llorando a moco tendido con tu carta, temiendo el dia que vuelva al trabajo, solo de pensarlo se me parte el alma.
    Me he enganchado ya a tu blog, comentarlo no se si podre, mi bebe se pasa el dia encima mio mamando, pero ten por seguro que leerlo lo leere.
    Un besote super mamá.

    • No pienses ahora en qué sucederá cuando vuelvas a trabajar. Disfruta cada segundo, exprímelo, porque pasa volando. Cuando quieras darte cuenta ya no será ese bebé tan pequeño, será un bebé grande y echarás de menos el pequeñito que era. Disfruta también esos momentos interminables mamando, son una pasada. Muchas gracias por formar parte de mi comunidad. Espero que sigas viniendo aunque no puedas comentar.
      Estás en lo mejor, no te olvides, ahora tienes todo el tiempo para vosotros.
      Un abrazo enorme.

  11. Pingback: Recogiendo Premios: El Liebster de Saber Nacer y el de La Guinda del Limón | Esto no es como me lo contaron

  12. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con G de Grita | Esto no es como me lo contaron

  13. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con W de Whatsapp | Esto no es como me lo contaron

  14. Pingback: La pisici de mayores | Esto no es como me lo contaron

  15. Pingback: Reinvención maternal | Mujeres y Madres Magazine

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s