Esto no es como me lo contaron

O de cómo ser la madre que nunca pensaste que serías

Parto

30 comentarios

Nada fue como me lo contaron, nada sucedió como lo imaginé. El mismo día en que salía de cuentas mi ginecóloga me citó a revisión. Llevaba 3 sesiones de monitores en las que no se había registrado ni una mínima contracción. En la visita anterior, 15 días antes, la doctora me había comentado que el bebé no ganaba peso. Sabíamos por ecografías anteriores que era chiquitito, incluso nos habían hecho una más específica para descartar Crecimiento Intrauterino Retardado, pero entre ambas visitas sólo había una diferencia de 50 gr. Visto el panorama la ginecóloga nos dijo que me ingresaban el día siguiente para inducirme el parto.

Y entonces dije adiós.

Durante buena parte del embarazo mi peque había estado de nalgas. Obcecado hasta el extremo, como sus padres, perseveraba en darnos el culete una y otra vez. Conforme pasaban los meses, y las ecografías, mi mente se había ido hacienco a la idea de una cesárea. Pero, de pronto, se obró el milagro, se giró y yo volví a soñar con ese parto natural del que tantas ganas tenía. Había elegido aquel hospital precisamente por eso, por las facilidades para dar a luz casi en cualquier postura, por la dilatación en deambulación, porque siguen el protocolo del Parto Científico Humanizado, poco invasivo. Yo no quería epidural… y finalmente la iba a tener.

No sé muy bien cómo describir las siguientes horas. Una mezcla de alegría por saber que pronto le tendríamos entre nuestros brazos y de tensión por la incertidumbre de cómo se desarrollaría lo inundó todo. Repasé la maleta. Me hice mis últimas fotos con la barrigota siendo consciente de que eran las últimas. Me puse algo nerviosa, dormí poco. A las 9 de la mañana estábamos en el Hospital. Lo de ir a un privado es lo más parecido que he vivido a hacer el check in en un hotel: papeles, documentación, limpieza de habitación y a las 11:00 estábamos “acomodados” y con la prostaglandina puesta. Pero ya os he dicho que mi ratón es obstinado y a él eso de que le sacaran por la fuerza como que no. A las 12 de la mañana del día siguiente empezaron a ponerme oxitocina, pero yo seguí sin sentir ni una sola contracción. A las 16:00 h y tras un tacto del que mi niño no se recuperó bien nos llevaron más cerquita del quirófano.

Recuerdo la angustia pintada en la cara de mi marido tratando de sonreir para convencerme de que todo saldría bien cuando ni él mismo se lo creía. Recuerdo el susto que se quedó en mi cuerpo tras las palabras de la matrona. Recuerdo la cara de la ginecóloga mientras me contaba que para que el parto se desencadenara tendría que estar 12 horas más con la oxitocina y mi bebé no lo aguantaría. Recuerdo el desconsuelo inmenso que me inundó cuando me dijo que me harían una cesárea y el hilo de voz con el que dije “Pero entonces mi marido no podrá estar conmigo, ¿no?”. Recuerdo las lágrimas mientras nos separábamos y los cuatro pinchazos que me dieron para ponerme la epidural. Recuerdo a mi bebé por encima de la sábana, tan colorado y moreno, tan pequeño, tan parecido a mí. Recuerdo lo mal que me sentó la oxitocina final, las ganas de vómitar, el mareo. Recuerdo mis lágrimas de felicidad cuando me lo colocaron junto a la cara para que pudiera besarlo teñidas de la rabia de no poderlo abrazar. Recuerdo a mi marido diciéndome: “¿Has visto que es clavadito a ti?” y que olvidé decirle que hiciera el piel con piel por mí, ya que él podía. Recuerdo tres horas en reanimación pensando en mi peque arriba, imaginando toda clase de horrores relacionados con la epidural. Recuerdo no poder subir las piernas a la cama por el dolor de la cicatriz. Y recuerdo los días de visitas no deseadas sin tener fuerzas para dar conversación (pero a esto le dedicaré otro post) que me convencieron de que si tengo otro hijo lo tendré en mi casa.

Este fue mi parto. Tan lejos de las vivencias de mis amigas cercanas, tan diferente de lo que me habían contado.

Anuncios

Autor: Let

Me llamo Leticia, Let para los amigos, y siempre he querido escribir. Tengo montones de libretas con bosquejos de historias que se han quedado congelados. Tengo una novela en camino que algún día llegará.

30 pensamientos en “Parto

  1. Bienvenida!!! Qué ganas de leerte tenía!!! Muchas gracias por compartir tu historia, me ha encantado conocer un poco más de ti, aunque la historia no sea como tú la habías imaginado. Aquí tienes un fiel seguidora. Un besazo enorme!!!

    • Muchas gracias preciosa! Me he propuesto actualizar no sólo este, sino ambos blogs. A ver si lo consigo. Gracias por tus palabras. Un besote

  2. Oh! Acabo de encontrar este post también!
    Supongo que cada parto es diferente, una siempre parte de una idea previa y pueden pasar tantas cosas que la vayan cambiando… Lo importante, al final, es la felicidad que trae el tener un hijo, verdad? Claro que siempre {o casi siempre} quedarán recuerdos que lo empañen, pero lo importante es seleccionar y quedarnos con todo lo bueno. Y si recordamos lo malo, que nos sirva para no repetirlo al menos. Aquí otra fiel lectora! Muaak!

    • Sin duda lo más importante es la felicidad que produce tener un hijo. Y no puedo estar más de acuerdo contigo en que hay que recordar las cosas para no repetir los mismos errores. En mi caso concreto no quiero dulcificar las cosas ni pintarlas de bonito sólo para poder contarlas y que suenen mejor. Las cosas fueron como fueron y así fue la llegada de nuestro niño. Gracias por pasarte por aquí. Un besote.

  3. Bienvenida cariño!!! Yo estoy en espera de conseguir mi table paa seguir escibiendo..me gusto mucho que compratas esto con nosotros..mil besos

  4. SIIIIIIIIIII!!!!!! Ya está mi chica en la blogosfera DE VERDAD!!!!
    Te perdonaré que no me hayas avisado con tiempo… Porque el post es tan bueno que todo es perdonable.
    Una vez te dije que tienes algo especial que traspasa pantallas. Que tienes un don, y sé que aquí vas a sacarle el máximo partido.
    Mejor no te cuento mi parto. Sólo te diré que yo ni sabía que existía eso llamado “piel con piel”, y que, por supuesto, en el hospital jamás me hablaron de algo parecido.
    Como ha dicho la “rubia”, lo importante es tener a tu pequeño en brazos… Pero ese mal sabor de boca no nos lo quitará nadie, seguro.
    Bienvenida a estos lares. Sólo espero que lo disfrutes a tope. Sólo así sabremos disfrutarlo nosotras.
    Un beso enorme, pequeña

    • Mi queridísima Carol, lo mejor junto con mi Vir, que he encontrado en el mundo Twitter. Gracias por tus palabras. Gracias por tu acogida. Gracias por tu calor, por estar siempre. Gracias por creer en mí.
      Respecto al post, he reducido mucho las malas experiencias porque tampoco quiero perder mucho tiempo en recordar cada detalle, pero si vieras fotos de mí en esos días, con esa carita de estar pasándolo regular, te harías una idea de las pocas ganas de nada que tenía. Hubo amigas a las que no les hizo falta preguntar si venían o no a verme al hospital, con oir mi voz por teléfono supieron que ya irían a casa. Afortunada que soy de que algunas sepan leer entre líneas.
      Un besote enorme.

  5. Me alegro que por fin te hayas decidido porque lo vas a hacer genial! Ya sabes que me encanta como escribes!!
    El nombre que le has puesto al blog me parece de 10! La maternidad nunca es como nos la cuentan verdad? Mi parto no fue malo…podría haber sido mejor. Y desde luego lo que nadie me contó fue ese postparto!!!
    A veces las cosas ya no se pueden cambiar, pero espero que pronto tengas la oportunidad de tener tu parto soñado. Y que poco a poco las cesáreas se naturalicen todo lo que se pueda, con el acompañamiento del padre y permitiéndote estar con tu bebé…
    Enhorabuena por dar este paso. Me quedo aquí en tu casa para leerte.
    Muacks!!!

    • Y aquí está mi otra chica favorita. Le dí muchas vueltas al nombre. Había otro que estuvo ahí ahí, pero lo cierto que la maternidad no se parece en nada a lo que me contaron, ni siquiera a lo que yo creía, así que le viene al pelo. Si durante el mismo embarazo me dicen que hoy sería la madre que soy no me lo hubiera creído. Pero aquí estamos y por lo que os leo, no soy la única (afortunadamente).
      Mi marido dice que no nos podemos “pagar” otro hijo (jajajaja) así que lo mismo me toca quedarme con esta experiencia… ya veremos.
      Gracias por pasar. Por quedarte. Ya sabes que eres bienvenida.
      Un besote.

  6. Vaya, precisamente esta semana he contado mi parto, también cesárea, pero las circunstancias que me llevaron a ella fueron diferentes. Pero son los sentimientos los mismos.

    • Hay algo en las cesáreas que nos dejan a todas la misma sensación. Será la antinaturalidad de las mismas, no sé, pero cada mujer que conozco que ha pasado por una tiene más o menos la misma idea. Me pasaré a leerte.
      Gracias por venir.

  7. Otra con cesárea, aunque los motivos que llevarón al ginecólogo a practicarla fueron diferentes, yo aún no he sido capaz d erelatar mi parto…no porque lo pasara tan mal, pero no sé….me cuesta porque todo fue tan inesperado…. Me alegro de saber un poquito más de ti.

    Un abrazo!

    • ¡Hola guapísima! La verdad es que yo verbalizo rápido. No sé si es un defecto o una virtud, pero en mi casa somos muy de llamarle al pan, pan y al vino, vino, así que si lo paso bien lo digo, pero si lo paso mal también. Muchas gracias por visitarme.
      Un abrazo fuerte.

  8. Cuanto siento que las cosas no salieran como esperabas, pero no pierdas la idea para futuros partos. Al final el peque esta bien, y eso será la clave, aunque puede llegar a ser más duro de lo que pensamos todo este periplo.

    Espero seguir leyendo te .

    Un abrazo

    • Hola Elena. Sin duda lo que más nos preocupó fue que la matrona nos dijera que el peque no había respondido bien al tacto. En ese momento le dije mi marido “Pues si esto va a seguir así, que corten ya” y volvería a repetirlo mil veces si la vida de un hijo mío estuviera en juego. Pero por convencida que estuviera de que era lo mejor dadas las circunstancias, sentí lo que sentí. Y desde luego el post parto fue un horror. Muchas gracias por venir a la inauguración.
      Un abrazo

  9. Ese instante en que te lo acercan a la cara.. lo tengo grabado en la memoria, con los brazos en cruz, y también las lágrimas de impotencia por no poder abrazarle. Aunque, en mi caso, soy “afortunada”, porque me libré in extremis de la cesárea, y gracias a ello no nos separaron.
    Menudo comienzo, habrá que seguirte de cerca. ¡Un abrazo!

    • Vanesa, ni cuenta me había dado de que no había respondido a tu comentario… de hace un año.
      Muchas gracias por tus palabras y por dejar un granito de ti en el post inicial, un placer recibirte en casa. Un abrazo.

  10. Jooo cuanto lo siento….
    Mis dos partos han sido asi… Un dia lo contare en el blog
    Bebetetaymimitos.es
    Felicidades por tu riconcito

  11. Otra cesárea, pero te leo y me siento muy afortunada. Con mi marido conmigo en todo momento y en la reanimación con mi hijo.
    No fue lo que quería pero tuve suerte.
    Enhorabuena por el blog! Te sigo

    • Gracias Montse. Lo cierto es que me han hablado de hospitales (como el Hospital 12 de octubre en Madrid) en los que los papás sí pueden pasar a las cesáreas y en los que sí se hace el piel con piel aunque haya habido intervención. Me alegro muchísimo de que este fuera tu caso, ojalá fuera así siempre.
      Un abrazo.

  12. Me he sentido muy identificada en tu post. Nunca imaginé que me harían una cesárea y que no podría abrazar a mi bebé hasta unas horas después.

    He elegido tu blog para los premios Conóceme, un premio para bloggers novatos como yo :-). Aquí te dejo el enlace:
    http://unasonrisaparamama.blogspot.com.es/2014/01/un-premio.html

    Espero que lo aceptes 😉 y sigas la cadena. Bss!

  13. Pingback: La maternidad de la A a la Z: con U de Único | Esto no es como me lo contaron

  14. La separación de madre y recién nacido tras las cesáreas me parece una de las cosas más dolorosas y sin sentido que hay… qué mala experiencia 😦

    • Ojazos y yo sufrimos durante muchos meses esa separación, meses en los que no podía dejarle en ninguna parte porque quería estar pegadito a mí. A día de hoy sigue siendo un poco así, siempre controlando donde ando y corriendo hacia mí para que le abrace. Por todo esto, por las visitas, por las enfermeras desagradables para las que sólo fui un número de habítación, por la supuesta experta en lactancia de la planta que me enchufó al niño y desapareció, por la falta de tacto y la poca intimidad, si hay un segundo quiero tenerlo en casa. Con un equipo con el que me sienta confiada y tranquila y en la postura en la que me sienta más cómoda para parir. Ojalá llegue el segundo y mi sueño sea una realidad. Muchas gracias por pasar. Un abrazo

  15. Ay nena q horror y cuanta pena en tus palabras. Ahora entiendo el nombre de tu blog. Q pena, nos tratan como a animales. Normal q el próximo lo prefieras en casa! Q rabia me da lo de las cesáreas, la figura del marido es primordial! Siento q te hayan tratado así 😦

    • Esta es mi experiencia, no como la esperaba, pero lo importante, mi bebé, está aquí. Me hubiera encantado un parto natural, respetado, con intimidad y con mi pareja al lado pero esta es mi realidad. El nombre del blog no viene sólo por la experiencia del parto, sino también por esa visión almibarada de la maternidad que se empeñan en vendernos. Cada vez somos más las madres que contamos las cosas como son, pero, por desgracia, nadie te avisa de las noches sin dormir (¿cuántas veces has oído hablar a mamás cuyos bebés duermen del tirón desde el primer día?), de los problemas reales que pueden presentarse en la lactancia (esas imágenes de bebés plácidos en el pecho de mamá) o de lo dura que es la reincorporación al trabajo. La maternidad no es como me la contaron, pero es lo mejor que he hecho en mi vida. Un abrazo y muchas gracias por pasar y comentar

  16. Pingback: I feel GOOD | Esto no es como me lo contaron

  17. Pingback: Un nuevo nacimiento | Esto no es como me lo contaron

¿Te ha gustado o removido por dentro? ¿Tienes algo que decir? Este es tu sitio, no te cortes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s